miércoles, 28 de mayo de 2014

HIJOS EN EL HIJO

La  mayor  revelación   que  Jesús  nos ha dado es el "ABBA"
¡Qué hermoso identidad somos hijos de Dios.

Nos hizo hijos en el Hijo injertandonos en Cristo, su Hijo Unigénito

Transformarse en Jesus es vivir SU vida. 

La "comunión entre Dios y el hombre" en el Cristo encarnado", esta comunión entre Dios y el hombre que se realiza en la persona de Jesús. Cristo "se hace comunicable a nosotros" en nuestra participación en el Misterio Pascual que se efectúa por la Eucaristía, una participación que a su vez constituye la Iglesiaque es nuestra comunión con unos a los otros en Cristo "abre la posibilidad de una nueva comunión de los hombres con los otros."


Por lo demas, sabemos que en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman; de aquellos que han sido llamados según su designio. Pues a los que de antemano conoció, también los predestinó a reproducir la imagen de su Hijo, para que fuera él el primogenito entre muchos hermanos;  y a los que predestinó, a ésos también los justificó; a los que justificó, a ésos también los glorificó.

Evangelio según San Lucas 10,17-22. 
En aquel tiempo, los setenta y dos volvieron llenos de gozo y dijeron a Jesús: "Señor, hasta los demonios se nos someten en tu Nombre". 
El les dijo: "Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo. 
Les he dado poder para caminar sobre serpientes y escorpiones y para vencer todas las fuerzas del enemigo; y nada podrá dañarlos. 
No se alegren, sin embargo, de que los espíritus se les sometan; alégrense más bien de que sus nombres estén escritos en el cielo". 
En aquel momento Jesús se estremeció de gozo, movido por el Espíritu Santo, y dijo: "Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque así lo has querido. 
Todo me ha sido dado por mi Padre, y nadie sabe quién es el Hijo, sino el Padre, como nadie sabe quién es el Padre, sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar".


Carta de San Pablo a los Efesios 3,2-12. 
Hermanos: 
Seguramente habrán oído hablar de la gracia de Dios, que me ha sido dispensada en beneficio de ustedes. 
Fue por medio de una revelación como se me dio a conocer este misterio, tal como acabo de exponérselo en pocas palabras.
 
Al leerlas, se darán cuenta de la comprensión que tengo del misterio de Cristo
que no fue manifestado a las generaciones pasadas, pero que ahora ha sido revelado por medio del Espíritu a sus santos apóstoles y profetas...

Este misterio consiste en que también los paganos participan de una misma herencia, son miembros de un mismo Cuerpo y beneficiarios de la misma promesa en Cristo Jesús, por medio del Evangelio. 

Este es el designio que Dios concibió desde toda la eternidad en Cristo Jesús, nuestro Señorpor quien nos atrevemos a acercarnos a Dios con toda confianza, mediante la fe en él.

Notese muy bien:
San Pablo nos habla de los beneficios y las gracias que nos vinieron por medio de Cristo: 
Que todos, Judíos y Gentiles forman un cuerpo en Cristopara que todos tuvieran acceso a Dios por medio de la fe en EL. 


  Si, en El, en Jesús el Hijo de Dios que se hizo hombre por obra del Espíritu Santo en las purisimas entrañas de la Siempre Virgen Maria, en Jesús de Nazaret el Mesías prometido al Pueblo de Israel; que enseño en Galilea, y con el poder de Dios expulso a los demonios, perdono los pecados y curo a los enfermos, resucito a los muertos; padeció y murió en Jerusalen; resucito, subió al cielo y esta sentado a la derecha del Padre de donde ha de venir a jusgar a los vivos y a los muertos.
 El Cristo de los Gentiles que el mismo Señor ha rescatado de las manos del enemigo y que ha hecho de ellos su propiedad. 
  El Ungido por el Espíritu Santo para Evangelizar a los pobres, liberar a los cautivos y establecer un año de Gracia del Señor.
  El que derramo el Espíritu Santo sobre sus Apóstoles, formo su Iglesia y la envió a proclamar el Evangelio a toda criatura.
   El que se quedo con nosotros en la Eucaristía, en sus pobres, en sus mártires, en su Iglesia toda, y vive, sufre y obra en todos por medio de su Santo Espíritu.

Injertarnos en Cristo en la Iglesia santa y universal que se extiende por el mundo con maravillosa fecundidad y se gloria de ser rescatada al precio de la sangre del Señor...  formamos el cuerpo de Cristo. 

Este era el Plan escondido en Dios desde toda la eternidad:  el misterio de su Hijo único hecho hombre, que quiso participar de nuestra humanidad para hacernos participar de su divinidad.
 Y este misterio ha sido revelado en Cristo Jesús a sus Apóstoles y profetas para que lo hagan llegar a todo el mundo. Hacernos hijos en el Hijo, porque mediante la gracia y el amor, quiere Dios realizar en cada uno de nosotros como un trasunto de lo que realizó en Jesucristo. 




Leer el comentario del Evangelio por 
San Cirilo de Alejandría (380-444), obispo y doctor de la Iglesia 
Homilia 65 sobre Lucas


La revelación del misterio escondido desde antes de la creación del mundo
      Considerando las palabras que Jesús nos dirige cuando habla con su Padre de nosotros: "Tu has escondido todas estas cosas a los prudentes y a los sabios, y tu las has revelado a los pequeños. Si, Padre, porque así lo has querido".  En efecto, Dios Padre nos ha revelado el misterio escondido desde antes de la creación del mundo en el silencio de Dios, el misterio de su Hijo único hecho hombre, el misterio conocido desde antes de la creación del mundo y rebelado a los hombres al final de los tiempos. San Pablo, en efecto, escribe: " A mí, el más  insignificante  de entre los santos, se me ha concedido la gracia de anunciar a las naciones la insondable riqueza de Cristo, y de mostrar a todos cómo se cumple este misterioso plan escondido desde el principio de los siglos en Dios que crea el universo" (Ef. 3,8-9)

      Este grande y adorable misterio de nuestro Salvador estaba escondido en el conocimiento del Padre, desde antes de la creación del mundo. También nosotros, somos conocidos y predestinados, adoptados como hijos. Así lo enseña San Pablo cuando dice: "Bendito sea Dios, Pare de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido por medio de Cristo con toda clase de bienes espirituales. El nos eligió antes de la creación del mundo para que nosotros fuéramos santos e inmaculados en su presencia; en su amor El nos ha destinado a ser adoptados como hijos suyos, por medio de Jesucristo" (Ef. 1,3-5) El Padre nos ha dado a conocer, a nosotros los pequeños, el misterio escondido de todos los tiempos..." A vosotros, dice Jesús, se os ha concedido comprender los misterios del Reino de los cielos" (Lc.8,10), a vosotros que habéis creído, que habéis conocido la Revelación del Cristo, que enredéis la ley en su sentido espiritual, que estáis atentos a entender las profecías, que confesáis que Cristo es Dios y Hijo de Dios, a vosotros a quien el Padre ha tenido a bien de revelar a su Hijo.


Eso de la transformación no es una novedad.
El Espíritu Santo hace clara y luminosa en las almas la Imagen de Jesús para que El viva en nosotros hasta llegar  a la Unión Indisoluble con su Santo Espíritu a la consumada Transformación en Jesús, y participar perfectamente de la Filiación adoptiva de Dios. .

Él es "el hombre perfecto, que ha devuelto a la descendencia de Adán la semejanza divina, deformada desde el primer pecado."

Ser santo no consiste tanto en estar separado de esto o de aquello, sino a estar unidos a Jesucristo. En Jesucristo.

Jesús quiere que todas las almas se unan a Él y que con Él formen todas una sola cosa.
No porque trate de unirse hipotéticamente con la humanidad, sino porque mediante la gracia y el amor, quiere Dios realizar en cada uno de nosotros como un trasunto de lo que realizó en Jesucristo.
Quiere que la unidad que existe entre la Divinidad y la humanidad de Jesucristo, sea imitada muy de cerca por esa otra unidad de gracia y de amor por la cual todos nosotros nos incorporamos a El y nos amamos entre sí.
Y en los designios de Dios, todos tenemos que ser Jesús. Y esto no es una exageración, ni se trata de ninguna novedad. Recordemos lo que dice San Pablo: Hijitos míos a quienes engendró de nuevo hasta que se forme Cristo en vosotros.
Luego en ellos se iba a formar Cristo y era lo que el Apóstol pretendía.
Antes de formarlo en ellos, el Apóstol lo había formado en si mismo. Vivo yo, ya no yo, ¡es Cristo el que vive en mi!. Por eso con razón se ha dicho que el cristiano es otro Cristo.:” Cristianus alter christus”. Todos seremos transformados por la victoria de Jesucristo, nuestro Señor"-- Benedicto XVI dijo, en la homilía de la celebración,que el significado de esta misteriosa transformación “se nos muestra de forma admirable en la historia personal de san Pablo”. “En la historia de este extraordinario evangelizador, es claro que tal transformación no es el resultado de una larga reflexión interior y menos el resultado de un esfuerzo personal. Es, ante todo, obra de la gracia de Dios que ha actuado conforme a sus inescrutables caminos”
Por otra parte, aunque es indudable que la transformación perfecta es difícil, quiero hacer notar que ya estamos en cierta manera transformados, por el germen de la transformación recibida en el bautismo.
Sobre la fuente Bautismal, se verifica el mismo prodigio que en el Bautismo de Jesús. Ahí estaba Jesús hundiéndose en las aguas, la divina Paloma se cernía sobre Él, y se escuchó la voz del Padre que decía: “Este es mi Hijo muy amado en quien me he complacido”Sobre toda fuente Bautismal se verifica el mismo prodigio, aun cuando no se vea con nuestros ojos mortales como se vio en el Jordán, pero real y verdaderamente ahí nos unimos a Jesús, somos sarmientos introducidos en la Vida de Jesús para ser partícipes de su savia y de su vida; ahí el Espíritu Santo desciende sobre nosotros, y ahí el Padre dice: Este es mi hijo, mi hijo muy amado.
Si con solo lo que recibimos de Adán pretendiéramos transformarnos en Jesús, no solo sería difícil, sino imposible. Pero no, por el Bautismo ya somos Jesús, sin duda en esbozo, pero Jesús; solo falta hacernos perfectamente Jesús.
Nuestro Señor no nos pone un lienzo en blanco y nos dice: dibuja aquí a Jesús; sino que da hace ya un retrato de Jesús y nos dice !perfecciónalo!.
En la cruz de Cristo, el hombre ha sido redimido y la experiencia de Adán se ha invertidoAdán, creado a imagen y semejanza de Dios, pretende ser como Dios con sus propias fuerzasponerse en el lugar de Dios, y así pierde la dignidad original que se le había dado. Jesús, al contrario, estaba "en la condición de Dios", pero se ha abajado, se ha sumergido en la condición humana, en la plena fidelidad al Padre, para redimir al Adán que está en nosotros, y para restituir al hombre la dignidad que había perdido.
El sacrificio de la cruz   su vida, ofrecida en sacrificio por nosotros significa que llegamos a ser "propiedad de Dios"porque la sangre de Cristo nos ha rescatado del pecado, nos limpia de todo mal, nos saca de la esclavitud del pecado y de la muerte. 
Desde la Encarnación , desde el momento en que el Verbo se hizo carne, se ha eliminado la distancia insalvable entre lo finito y lo infinito: el Dios eterno e infinito de Dios ha dejado su cielo y ha entrado en el tiempo, se ha sumergido en la finitud humana.
"El hombre --escribe el papa Benedicto XVI--, fue hecho por un Dios infinito que se hizo carne, que asumió nuestra humanidad para atraerla a la altura de su ser divino". Por ello, subrayó, "No debemos tener miedo de lo que Dios nos pide a través de las circunstancias de la vida.(...) El Señor, llamando a algunos a vivir totalmente para Él, convoca a todos a reconocer la esencia de la naturaleza misma del ser humano: hecho para el infinito". Jesús fue concebido por obra del Espíritu Santo en el seno de la Virgen María porque Él es el nuevo Adán que inaugura la nueva CreaciónLa participación de la vida divina, el nuevo nacimiento de los hijos de adopción en el Espíritu Santo por la fe.
“Cristo muerto y Resucitado por todos, da siempre al hombre – a todo hombre y a todos los hombres – su luz y su fuerza para que pueda responder a su máxima vocación”. (Vat.II- Gaudium et spes). La vocación del hombre en Cristo. El misterio de la Redención donde el problema del hombre esta inscrito con una fuerza especial de verdad y de amor.
No en vano el Apóstol habla del Cuerpo de Cristo que es la Iglesia y el Concilio Vaticano II enseña que esto significa que “todo hombre esta penetrado por aquel soplo de vida que proviene de Cristo”.

En realidad el misterio del hombre sólo se esclarece en el
Misterio del Verbo Encarnado. Porque Adán el primer hombre era figura del que había de venir. El es la plenitud de la justicia en un corazón humano, solo El ha dado satisfacción al amor eterno del Padre para convertirse en justicia de los corazones de muchos hombres.


Teniendo el sacerdote que ser de padre de las almas dándoles el cielo. Depositarios de la inefable Fecundidad del Padre para formar a Jesús en la Eucaristía, en nuestra pobre alma y en la de los demás, tiene que ser puro. Ser un trasunto de la virginal pureza de Jesús.
El sacerdote que corresponde a su vocación, de ser todo amor y toda pureza que sele comunicaron al engendrar en Jesucristo, Sacerdote eterno, su vocación sacerdotal.
Nace y crece en el amor y la pureza y aunque quiera sustraerse a su influencia -y aunque lo haga- siempre aquella santa inclinación se impone y le grite que nació para el cielo y no para la tierra que no se manche con el fango del mundo y que sea amante y puro.
Se da la pureza en la medida del amor y se enciende el amor con la vida interior, las virtudes y la oración.
Y ¿cómo se borra en mis sacerdotes lo machado?. Se borra con la fecundidad de pureza en Mi hecho hombre, al transformarse en otro Jesús. Esta transformación cubre ante mi Padre, y aun borra con la intensidad de mi virginal pureza, toda mancha, toda sombra, y les comunica mis substancia de luz y de pureza, infinitas en Mí  Si se convierten, se arrepienten y se humillan los lavo con mi sangre.

No comprenden, no, los sacerdotes, la ternura y la inmensidad de mi amor hacia ellos!... Como el Padre  no ama mas que a su Verbo que lo refleja y que es una cosa con Él, por la Divinidad; así Yo amo mas que a nadie a mis sacerdotes que me reflejan a Mi, que me representan y que deben ser otros Yo mismo.
La santísima Virgen María nos envuelve con su pureza y su amor en cada Misa. El Espíritu Santo fuente de toda pureza nos la comunica por la Cruz. “Mi luz los limpia, mi cercanía los purifica, mi amor los transforma y une”.
La pureza positiva es UNA PARTICIPACIÓN de Dios, es algo
divino que llevamos en el alma. Y eso divino no es otra cosa que la gracia con el cortejo de virtudes y de dones, que purifica el alma de las manchas del pecado y la diviniza. Viene de Dios su principio y no tiene fin. Solo en el cielo se comprenderá la pureza, porque solo en el cielo se contemplara sin velos a Dios.
Notemos muy bien que la pureza positiva hace dos cosas:
purifica y diviniza. No solamente quitando las manchas del pecado, sino que también y sobre todo diviniza, es decir, hermosea, engrandece y pone algo divino en le alma y en todas las facultades.




De dos maneras diversas nosotros entramos con la santidad de Cristo y esa se comunica con nosotros: por apropiación y por imitación. De éstos el más importante es el primero que se obtiene en la fe y mediante los sacramentos. La santidad es antes que todo un don, gracia y obra de toda la Trinidad. Porque, según la afirmación del Apóstol, nosotros pertenecemos a Cristo más que a nosotros mismos (cf.1 Cor 6, 19-20), como consecuencia inversa, la santidad de Cristo nos pertenece más que nuestra misma santidad.

Decir que nosotros participamos de la santidad de Cristo, es como decir que participamos del Espíritu Santo que viene de él. Ser o vivir “en Cristo Jesús” equivale para san Pablo, a ser o vivir “en el Espíritu Santo”. “De esto -escribe también san Juan- se conoce que nosotros permanecemos en él y él en nosotros: él nos ha hecho don de su Espíritu” (1 Jn 4,13). Cristo se queda en nosotros y nosotros permanecemos en Cristo, gracias al Espíritu Santo 
y avanza de claridad en claridad, llevada hacia Cristo en las alas del Espiritu, hasta perderse en la Luz Eterna,(2a Corintios 3, 18), hasta llegar a la Union Indisoluble con el Espiritu Santo, a la consumada Transformacion en Cristo,  y a la perfecta Filiacion para con el Padre .

Es el Espíritu Santo por lo tanto quien nos santifica. No el Espíritu Santo en general, sino el Espíritu Santo que estaba en Jesús de Nazaret, que santificó su humanidad, que se recogió en él como en un vaso de alabastro y que, desde su cruz en  pentecostés, él difundió en su Iglesia. Por esto, la santidad que está en nosotros no es una segunda y diversa santidad, sino la misma santidad de Cristo. Nosotros somos verdaderamente “santificados en Cristo Jesús” (l Cor 1,2).

Santo no es entretanto un concepto principalmente negativo, que indica separación, ausencia de mal y de mezcla en Dios; es un concepto sumamente positivo. Indica “pura plenitud”. Se refiere al actuar de Dios más que a su ser. En la Escritura están definidos “santos” sobre todo los juicios de Dios, su obras y sus vías .

En nosotros, la “plenitud” nunca coincide totalmente con la “pureza”. Una cosa contradice la otra. Nuestra pureza se obtiene siempre purificándose y quitando el mal de nuestras acciones (Is 1, 16). En Dios no; pureza y plenitud coexisten y constituyen juntos la suma simplicidad de Dios. La Biblia expresa a la perfección esta idea de santidad cuando dice que a Dios “nada puede serle añadido ni nada quitado” (Sir 42, 21). Dado que es suma pureza, nada tiene que quitársele ; en cuanto es la suma plenitud, nada se le puede añadir.
Al lado de este medio fundamental de la fe y de los sacramentos, tienen que encontrar lugar también la imitación, las obras, el esfuerzo personal. No como medio separado o diverso, sino como el único medio adecuado de manifestar la fe, traduciéndola en actos.

Sucede como en la vida física. El niño no puede hacer absolutamente nada para ser concebido en el seno de la madre. Pero una vez que ha nacido, debe poner a trabajar sus pulmones para respirar, mamar la leche; es decir, debe ponerse a trabajar porque si no la vida que ha recibido muero. La frase de Santiago: “La fe, sin la obra está muerta” (cf. St. 3, 26) se de entender en sentido presente: la fe sin las obras muere.

Fuente. 2a semana de adviento. Cardenal Cantalamessa Zenit. org


Dios fuente  de toda gracia, nos ha llamado a su eterna gloria en Cristo.
«Todos somos hijos de Dios» !Y sus herederos en Cristo!. Pues de El, por El y para El son todas las cosas.


Cuando heramos enemigos fuimos reconciliados  con Dios por la muerte de su Hijo. !con cuanta mas razon, estando ya reconciliados, seremos salvos por su vida!. Romanos 5, 10

Porque en Cristo Dios ENCONTRO EL CAMINO para salvarnos.

Termina la esclavitud del pecado. El clavó nuestra boleta de empeño en una cruz. La redención se hace Extensiva para el mundo, y la Iglesia, y cada bautizado y cada hombre.
La Salvación Que Dios Tiene Preparada para Quienes le aman sí manifestara Al final, del mundo, cuando Cristo devuelva al Padre la Creación purificada Por Su sangre  y  el soplo divino de El Mismo, su Propio Espíritu con que inicialmente nos Hizo a su imagen y semejanza, nos devuelva a la Condición de Hijos en el Hijo . 

Hay algo mas grande que supera nuestra maldad: Y ese algo ES TU AMOR.
Hacer comprender a las familias cual es «la naturaleza del sueño divino que están llamadas a hacer propio, para que se den cuenta de que en las dificultades de la vida pueden poner su confianza en un Dios que no desdeña ni abandona a ninguno»


 "El esfuerzo que nosotros hacemos, este trabajo cotidiano de servir al Señor con nuestra alma, con nuestro corazón, con nuestro cuerpo, con toda nuestra vida sólo abre la puerta al Espíritu Santo". Papa Francisco. 


Dios es Amor: Un Padre y un Hijo que se aman con toda la fuerza del Espiritu de Amor que de ambos procede. Dios es una familia y su dicha es amar: Amando creo el mundo, pero su obra mas bella fue una familia: "un hombre y una mujer", y les participo, les otorgo todo cuanto habia creado: "Creced y mutiplicaos" "dominad la tierra", y tened cuidado de ella.

Creados a Imagen y Semejanza del Dios Trino y Uno, que ES, que se Conoce y se Ama, El discípulo de Cristo, dotado de la fe en Cristo que conduce a la salvación; de la Gracia que lo hace participar de la misma Naturaleza Divina;  de La Caridad que le hace Imagen viva del Espíritu Santo; y de los Dones del Espíritu Santo que lo asimilan a Cristo hasta su consumada transformación en El. La Vida Verdadera es un caminar hacia La Plenitud de Cristo en su Segunda Venida. 

Pero esta el pecado, la injusticia, la maldad que producimos a montones. Y Dios tomo nuestra carne para hacerse nuestro hermano, librarnos de esa esclavitud, llevarnos a una justa moderacion y finalmente, unidos a El, devolvernos al Padre. 

Agradecido y maravillado percibimos que el matrimonio está llamado a participar en el poder creador de Dios y en su obra de redención, y a pesar d su fallas cumple con su mision de dar la vida, la fe y el amor.

En Cristo todo lo humano se une con lo divino: "El amor humano llega a su perfección cuando se une a la divinidad". El creador se une con su criatura, para que la criatura pueda unirse con su creador, llevando a su pleno desarrollo el germen de UNIDAD que llevan todas las almas creadas a Imagen y Semejanza de Dios. La salvación es para todos. !Aleluya!. Somos un regalo del Padre a Cristo, para que nos salve.

 El matrimonio no es sólo una cuestión de la fe católica, pero demuestra en su contenido más profundo como el deseo humano básico.

Se manifiesta ser notablemente constante más allá de las fronteras culturales y religiosas ya todos los cambios sociales de la época.

 El hombre anhela ser amado y dar amor. El amor es el sí total e incondicional a otra persona

 Es un rasgo humano que el amor siempre quiere dar. Así se desarrolla la unión en el amor por los niños y otros miembros de la familia.


Así crece fuera del matrimonio, la familia, que se irradia en la sociedad y la Iglesia. El matrimonio cristiano es, pues, un pedazo de Iglesia viva.


--------------------------------------

Ciudad del Vaticano,

eridos hermanos y hermanas ¡buenos días!


Quisiera hoy detener nuestra atención en el vínculo entre la familia y la comunidad cristiana. Es un vínculo, por así decir, “natural”, porque la Iglesia es una familia espiritual y la familia es una pequeña Iglesia.

El Hijo de Dios aprendió la historia humana por esta vía, y la recorre hasta el final. ¡Es hermoso volver a contemplar a Jesús y los signos de este vínculo! Él nació en una familia y allí “aprendió el mundo”: un taller, cuatro casas, un pueblo. Y sin embargo, viviendo durante treinta años esta experiencia, Jesús asimiló la condición humana, acogiéndola en su comunión con el Padre y en su misma misión apostólica. Después, cuando dejó Nazaret y comenzó la vida pública, Jesús formó en torno a él una comunidad, una “asamblea”, es decir una con-vocación de personas. Este es el significado de la palabra “iglesia”.



En los Evangelios, la asamblea de Jesús tiene la forma de una familia y de una familia acogedora, no de una secta exclusiva, cerrada: nos encontramos con Pedro y Juan, pero también al hambriento y al sediento, al extranjero y al perseguido, a la pecadora y al publicano, a los fariseos y a la multitud. Y Jesús no cesa de acoger y de hablar con todos, también con el que ya no espera encontrar a Dios en su vida. ¡Es una gran lección para la Iglesia! Los discípulos mismos han sido elegidos para cuidar de esta asamblea, de esta familia de huéspedes de Dios. Para que esté viva hoy esta realidad de la asamblea de Jesús, es indispensable reavivar la alianza entre la familia y la comunidad cristiana. Podríamos decir que la familia y la parroquia son dos lugares en donde se realiza esta comunión de amor que encuentra su fuente última en Dios mismo. Una Iglesia de verdad según el Evangelio no puede no tener la forma de una casa acogedora. Con las puertas abiertas siempre. Las iglesias, las parroquias, las instituciones con las puertas cerradas no se deben llamar iglesias, se deben llamar museos.

La intimidad de Dios, para nosotros incomprensible, se nos revela con imágenes que nos hablan de comunión, comunicación, donación, amor. Por eso la unión que pide Jesús no es uniformidad sino la «multiforme armonía que atrae» (Evangelii gaudium117). La inmensa riqueza de lo variado, de lo múltiple que alcanza la unidad cada vez que hacemos memoria de aquel Jueves Santo, nos aleja de la tentación de propuestas unicistas, más cercanas a dictaduras, ideologías o sectarismos. La propuesta de Jesús es concreta, es concreta, no es una idea. Andad y haced lo mismo, le dice aquel que le preguntó quién es el prójimo, después de haber contado la parábola del buen samaritano. Andad y haced lo mismo.

Tampoco la propuesta de Jesús es un arreglo hecho a nuestra medida, en el quenosotros ponemos las condiciones, elegimos los integrantes y excluimos a los demás.Esta religiosidad de élite. Jesús reza para que formemos parte de una gran familia, en la que Dios es nuestro Padre y todos nosotros somos hermanos. Nadie es excluido. Y esto no se fundamenta en tener los mismos gustos, las mismas inquietudes, los mismos talentos. Somos hermanos porque, por amor, Dios nos ha creado y nos ha destinado, por pura iniciativa suya, a ser sus hijos (cf. Ef 1,5). Somos hermanos porque «Dios infundió en nuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama ¡Abba!, ¡Padre!» (Ga 4,6). Somos hermanos porque, justificados por la sangre de Cristo Jesús (cf. Rm 5,9), hemos pasado de la muerte a la vida haciéndonos «coherederos» de la promesa (cf. Ga 3,26-29; Rm 8, 17). Esa es la salvación que realiza Dios y anuncia gozosamente la Iglesia: formar parte del «nosotros» divino.

La Unidad, la Paz, la Evangelización, la vida y todo, es al mismo tiempo DON y Tarea. Don gratuito y generoso; tarea irreemplazable e ingente. Como don, recibirlo, agradecerlo, pedirlo; como tarea cumplirla, amarla, vivirla.

Por la fe en Cristo Jesús somos justificados,
estamos en paz con Dios,
tenemos acceso a la gracia en que estamos,
y nos gloriamos con la esperanza de su gloria.

Dios se comporta como "un padre para el hijo que te lleva de la mano '
Un único Hijo es para todos nosotros como un tesoro, un bien insustituible, y que sólo con Él  nuestra vida esta completa. Solo en Ti Padre vivimos , nos movemos y  somos, y así todo lo demás parece irrelevante y así como Tu permaneces en El y él en ti . Tú eres la única realidad esencial que en exceso de tu amor nos une a Ti  en tu divino Hijo, sin que nada ni nadie nos separe de Ti.

¡Qué hermoso identidad somos hijos de Dios.
Un único Hijo es para todos nosotros como un tesoro, un bien insustituible, y que sólo con Él  nuestra vida esta completa. Solo en Ti Padre vivimos , nos movemos y  somos, y así todo lo demás parece irrelevante y así como Tu permaneces en El y él en ti en la eternidad de tu divinidad . Tú eres la única realidad esencial que en exceso de tu amor nos une a Ti  en tu divino Hijo, Cristo, hostia inmaculada en quien tenemos acceso al Padre sin que nada ni nadie nos separe de Ti.  Es esto lo que El nos da cuando también nosotros hacemos la Voluntad del Padre.

 En Cristo todo lo humano se une con lo divino: "El amor humano llega a su perfección cuando se une a la divinidad". El creador se une con su criatura, para que la criatura pueda unirse con su creador, llevando a su pleno desarrollo el germen de UNIDAD que llevan todas las almas creadas a Imagen y Semejanza de Dios. La salvación es para todos. !Aleluya!. Somos un regalo del Padre a Cristo, para que nos salve. 

Bajo el impulso de los Dones del Espíritu Santo, Saberse hijos, "sentirse hijos" y por tanto seguros, llenos de confianza, felices y con un comportamiento hacia Dios y con los demás digno de un hijo.

 En particular, queremos ayudar a nuestras familias a responder a dos preguntas, la de la vocación: Familia, ¿quién eres? Y la de la misión: Familia ¿qué haces?».
¿quién eres?. Un "ayudante" de Dios no solo en la obra de la creacion, sino tambien en la de la salvacion. ¿qué haces?. "Amar", y asi, hacer presente a Dios en los pequeños detalles de cada dia.
Amor que se expresa en la acogida, el cuidado, en la cercanía, en la atención, en la confianza, en la esperanza. Los niños, apenas nacidos, comienzan a recibir como don, junto a la comida y los cuidados, la confirmación de la cualidad espiritual del amor. Los actos de amor pasan a través del don del nombre personal, el lenguaje compartido, las intenciones de las miradas, las iluminaciones de las sonrisas. Aprenden así que la belleza del vínculo entre los seres humanos.


San Juan: 16, 5-11
Si no me voy, no vendrá a ustedes el Paráclito.
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Me voy Ya al que me envió y ninguno de ustedes me pregunta: `¿A dónde vas?' Es que su corazón se ha llenado de tristeza porque les he dicho estas cosas. Sin embargo, es cierto lo que les digo: les conviene que me vaya; porque si no me voy, no vendrá a ustedes el Paráclito; en cambio, si me voy, yo se lo enviaré. Y cuando Él venga, establecerá la culpabilidad del mando en materia de pecado, de justicia y de juicio; de pecado, porque ellos no han creído en mí; de justicia, porque me voy al Padre y ya no me verán ustedes; de juicio, porque el Príncipe de este mundo ya está condenado". 


Pues el salario del pecado es la muerte , pero el don garatuito de Diosla vida eterna en Cristo Jesus, Señor nuestro. - Romanos 6, 23


El esfuerzo que nosotros hacemos, este trabajo cotidiano de servir al Señor con nuestra alma, con nuestro corazón, con nuestro cuerpo, con toda nuestra vida sólo abre la puerta al Espíritu Santo. Papa Francisco.

El Espíritu de su Hijo, nos consagra a Dios, nos purifica,nos enamora, toma posecion de nosotros, unifica nuestra voluntad con la del Padre y nos transforma en Jesus: en El nos injerta, de su vida nos participa, llena nuestro corazon de sus propios sentimientos: de amor, gratitud, sumision, obediencia y entrega sin restricciones al Padre y de amor a nuestros hermanos.


No os engañeis, de Dios nadie se burla. Pues lo que uno siembre, eso cosechara. -  Galatas 6, 7


EL MATRIMONIO
COMUNIÓN DE PERSONAS QUE 
COMO PAREJA SON IMAGEN DE DIOS.

Otra necesidad expresada en diversos círculos es la de servirse más del lenguaje de las Escrituras, -que puede ser más cercano a las experiencias diarias de la familia y servir de puente entre fe y vida- evitando las expresiones demasiado ''eclesiásticas''. Se trata de comprender y hacer comprender a las familias cual es «la naturaleza del sueño divino que están llamadas a hacer propio, para que se den cuenta de que en las dificultades de la vida pueden poner su confianza en un Dios que no desdeña ni abandona a ninguno», como explica el arzobispo irlandés Diarmuid Martin. El prelado observa también que al analizar la situación de las familias habría que reconocer que «con la ayuda de la gracia, familias que están muy lejos de ser perfectas y viven en un mundo imperfecto cumplen su vocación, incluso si caen durante el recorrido. Como miembros de nuestro grupo, hemos reflexionado sobre la naturaleza de nuestras propias familias y lo que ha surgido estaba muy lejos de un estereotipo de ''familia ideal'', se trataba más bien de un ''collage'' de familias que difieren en su bagaje social, étnico y religioso. Pero, entre tantas dificultades nuestras familias nos dieron el don del amor y de la fe».

En el Libro del Génesis, donde “leemos que Dios, después de haber creado el universo y todos los seres vivientes, creó la obra maestra, es decir, el ser humano, que Él hizo a su imagen”.
 “la diferencia sexual está presente en muchas formas de vida, en la larga escala de los vivientes. Pero solo en el hombre y en la mujer ella lleva en sí la imagen y la semejanza de Dios.
El texto bíblico lo repite bien tres veces en dos versículos”. “Esto nos dice que no sólo el hombre ha tomado en sí la imagen de Dios, no sólo la mujer ha tomado en sí la imagen de Dios, sino que el hombre y la mujer, como pareja, son imagen de Dios”. (personas UNIDAS para siempre en el amor).
Por tanto, “la diferencia entre hombre y mujer no se da por la contraposición, o la subordinación, sino por la comunión y la generación (y en este caso de nuevas personas), siempre a imagen y semejanza de Dios”.
El Papa manifestó que “estamos hechos para escucharnos y ayudarnos unos a otros” lo que significa que “sin el enriquecimiento recíproco en esta relación -en el pensamiento y en la acción, en los afectos y en el trabajo, también en la fe- los dos no pueden si quiera entender hasta el fondo que significa ser hombre y mujer”.

Continuando con este tema, el Pontífice aseguró que “la experiencia nos lo enseña”, ya que “para conocerse bien y crecer armónicamente el ser humano tiene necesidad de la reciprocidad entre hombre y mujer” y “cuando no sucede, se ven las consecuencias”.

"La ideología de género es un intento artificial de construirnos a nosotros mismos sin tener en cuenta las diferencias físicas y psíquicas", porque bastaría "mirarnos para ver que somos lo que somos".
“La eliminación de la diferencia, en efecto, es el problema, no la solución. Para resolver sus problemas de relación, el hombre y la mujer deben  hablarse más, escucharse más, conocerse más, quererse más”.
Pero no sólo eso, sino que “deben tratarse con respeto y cooperar con amistad”. Y “con estas bases humanas, sostenidas por la gracia de Dios, es posible proyectar la unión matrimonial y familiar para toda la vida”. “La unión matrimonial y familiar es algo serio, y lo es para todos, no sólo para lo creyentes”, señaló.

La Escritura “nos dice que la comunión con Dios se refleja en la comunión de la pareja humana y la pérdida de la confianza en el Padre celeste genera división y conflicto entre hombre y mujer”.

El Papa concluyó diciendo que cuando la alianza entre el hombre y la mujer es vivida en el bien la tierra se llena de armonía y de confianza. Y si el hombre y la mujer la buscan juntos entre ellos y con Dios, sin duda la encontrarán.

 «La catequesis de hoy está dedicada a la diferencia y la complementariedad entre el hombre y la mujer. El libro del Génesis insiste en que ambos son imagen y semejanza de Dios. No solamente el hombre, no solamente la mujer, sino también la pareja. La diferencia ente ellos no es para competir o para dominar, sino para que se dé esa reciprocidad necesaria para la comunión y para la generación a imagen y semejanza de Dios. En esta complementariedad está basada la unión matrimonial y familiar para toda la vida, sostenida por la gracia de Dios. El ser humano está hecho para la escucha y la ayuda mutua.


COMUNION DE LO HUMANO CON LO DIVINO.

Desde el inicio, cuando confirió a Adán y Eva la misión de multiplicarse y llenar la tierra (cf. Gn 1, 28). Ese don que Jesús confirmó y selló en su Evangelio.
Así como "La voluntad humana de Cristo se hace una con la voluntad divina del Logos". Es esto lo que El nos da cuando también nosotros hacemos la Voluntad del Padre.
Cada familia cristiana —como hicieron María y José—, ante todo, puede acoger a Jesús, escucharlo, hablar con Él, custodiarlo, protegerlo, crecer con Él; y así mejorar el mundo.
 «Todos debemos estar dispuestos a morir por nuestra fe, incluso si el Señor no nos concede este honor… Dar la vida no significa sólo ser asesinados; dar la vida, tener espíritu de martirio, es entregarla en el deber, en el silencio, en la oración, en el cumplimiento honesto del deber; en ese silencio de la vida cotidiana; dar la vida poco a poco. Sí, como la entrega una madre, que sin temor, con la sencillez del martirio materno, concibe en su seno a un hijo, lo da a luz, lo amamanta, lo cría y cuida con afecto. Es dar la vida. Es martirio». 





YO SOY LA COMUNIÓN

  Por La Comunión de la divinidad y la humanidad en Cristo.  Una "comunión (κοινωνία) de las dos voluntades.La "comunión entre Dios y el hombre" es la unidad entre las voluntades humana y divina de Cristo.
  Por la Encarnación El Hijo de Dios es también hombre. María es Madre de Dios y Madre nuestra. Los sacerdotes son padres. La Iglesia es Madre. Y Jesús Nace cada día en la Eucaristía y en las almas, por "
La comunión preexistente cristológica que se encuentran en la Encarnación".

  La Encarnación: La voluntad humana de Cristo se hace una con la voluntad divina del LogosY esto es lo que El nos da cuando también nosotros hacemos la Voluntad del Padre.

  Y así la Iglesia es una comunión íntima con Cristo, que crece a partir del don sacramental de su cuerpo en la Eucaristía,  a través del cual nos convertimos en un solo cuerpo  o comunión con y en él.
La comunión sacramental se debe primero entender teológicamente.
La Fe trinitaria y la fe en la Encarnación deben guiar la idea de la comunión sacramental y sólo después la de que una comunión eclesiológica ".
  
El Cardenal Ratzinger sostiene que, en contraste con el rechazo de la posibilidad de la comunión entre Dios y el hombre en el Antiguo Testamento (pues antes de Cristo, no era posible) y la búsqueda de la mítica supuesta unión entre lo divino y lo humano en la antigua filosofía griega, es algo enteramente diferente lo que nos confronta con el kerigma cristiano: El objetivo es recuperar y aclarar el núcleo cristológico de la comunión de Ratzinger.  La comunión preexistente cristológica que se encuentran en la Encarnación.

    Lo llama, "un común acuerdo a un valor compartido." Comunión en el Cristo encarnado es,  en el fondo, una comuniónde una voluntad humana y la divina voluntad unidos por un un acto libre de amor por algo y alguien más: la voluntad del Padre.
"una comunicación liberadora y reconciliadora que se desarrolla en
una comunión entre el Creador y criatura".


 "En otras palabras, la comunión de la humanidad y la divinidad en el Cristo encarnado hace posible significado una mayor comunión de salvífico universal y en la que el ser de el hombre y el ser de Dios se pueden unircriatura y el Creador puede convertirse en uno, en la tierra cuando el hombre renuncia a la tentación de hacer su propia voluntad  y busca en cambio, conjugarse  en la comunión con algo más elevado y más grande que él.

  Que "el cambio fundamental en el hombre que puede solo se consigue  cuando el hombre decide tomar el camino de la imitatio Christi, "Más específicamente, cuando al igual que Cristo se conforma y conjuga su voluntad humana a la de Dios, precisamente esto lo va a  llevar a su plena estatura y transformación.  De hecho, cuando nuestra libertad es una verdadera participación en la libertad propia del Hijo, es decir, cuando se vive como una obediencia filial al Padre. Sólo entonces es encontrado el camino de la verdadera libertad, sólo entonces nuestra auténtica liberación entrará plenamente en su propio camino. En otras palabras, para Ratzinger, es sólo a través de la apropiación personal y a veces dolorosa reconstrucción de "la obediencia del Hijo" que realmente establecer una verdadera la comunión entre Dios y nosotros mismos y encontrar así una verdadera comunión con otro.
  Por otra parte, cuando "el dolor de este cambio" pasa", aquí es que la comunidad ha nacido, aquí Iglesia llega a ser.
"En este momento, Ratzinger da paso a la sacramental y consecuencias eclesiológicas de la comunión que el Cristo encarnado producen:  La "comunión entre Dios y el hombre" en el Cristo encarnado "abre la posibilidad de una nueva comunión de los hombres con los otros."
Más específicamente, "esta comunión entre Dios y el hombre que se realiza en la persona de Jesús. Cristo "se hace comunicable  a nosotros en nuestra participación en el Misterio Pascual que  se efectúa por la Eucaristía una participación que a su vez constituye la Iglesia,  que es nuestra comunión con unos a los otros en Cristo.
  
  El punto cardinal que nos queda es la siguiente: La Iglesia y la vida sacramental crecen desde dentro, desde Cristo, y no viceversa. La Iglesia es la presencia de Cristo es primero palabra es Cristo, y no por sí misma , Ella es saludable en la medida en que se dirige toda su atención hacia Él, porque Cristo es la luz del mundo.

  En la Encarnación del Verbo eterno se produce la comunión entre Dios y el ser del hombre, su criaturaque hasta entonces parecía imposible de conciliar con la trascendencia del Dios único.  Sin embargo, en Jesús se presenta el nuevo evento, el único Divino y humano, de entrar Dios  en la comunión con los hombres, en concreto por encarnarse en la naturaleza humana.

Según Ratzinger, esta nueva idea de la comunión como fundado en la Encarnación "No es el producto de una nueva síntesis del pensamiento, sino que es el fruto de una nueva realidad que antes no era”.
  
  El cristianismo propone un gran avance en la forma de un hecho histórico, una persona: Jesucristo.  Él es la encarnación del Dios-hombre, la persona en quien, como dice Ratzinger en el pasaje anterior, la "divinidad  y lo humanos se entremezclan”.

  En virtud de La comunión preexistente cristológica que se encuentran en la Encarnación. En esta metafísica  de avance, Dios entra en "comunión concreta con los hombres" por primera vez en la historia.  Por lo tanto, el abismo infinito que hasta entonces habían separado desde la eternidad lo divino de lo humano , del tiempo y el universo, no sólo ha sido superada por el acontecimiento de Cristoen realidad es la personalidad humana única de Cristo que ha unido de una vez éstos polos diametralmente opuestos. En esto radica la novedad sin precedentes de la concepción cristiana de la comunión y por lo tanto, dice Ratzinger, "la esencia del cristianismo".

MAYOR COMUNIÓN ENTRE ELLOS Y CON DIOS. 
"una comunicación liberadora y reconciliadora de ambos, que se desarrolla en una comunión entre el Creador y criatura".

"un común acuerdo a un valor compartido." 
La Comunión en el Cristo encarnado es, en el fondo, una comunión, de una voluntad humana y la divina voluntad unidos por un un acto libre de amor por algo y alguien más: la voluntad del Padre.

La alegría del evangelio es SABER que Dios nos ha dado a su Divino Hijo, adherirnos a El y contar con El en todo.  Conocerlo, amarlo, seguirlo, y servirlo lo mas que nos sea posible.Pero la cima del amor a Dios es el amor al prójimo.   mostró Jesús su amor al Padre, amándonos hasta la muerte y muerte de Cruz. 

Lo contrario de la cultura de la indiferencia. Y nos invito a hacer lo mismo

"En otras palabras, la comunión de la humanidad y la divinidad en el Cristo encarnado hace posible una mayor comunión entre el hombre y Dios, entre el hombre y la mujer en la que el ser de el hombre y la mujer, y el ser de Dios se pueden unir.

Las criaturas y el Creador pueda convertirse en uno, en la tierra cuando el hombre renuncia a la tentación de hacer su propia voluntad  y busca en cambio, conjugarse  en la comunión con algo más elevado y más grande que él.

Y precisamente “aquí viene la gran responsabilidad de la Iglesia, de todos los creyentes, y ante todo de las familias creyentes, para redescubrir la belleza del diseño creador que graba la imagen de Dios también en la alianza entre el hombre y la mujer”. 

 La relación entre la familia y la comunidad cristiana. Una unión “natural” ya que “la Iglesia es una familia espiritual y la familia es una pequeña Iglesia”, dijo.
“La Comunidad cristiana –explicó– es la casa de aquellos que creen en Jesús como la fuente de la fraternidad entre todos los hombres”. Así, “la Iglesia camina en medio de los pueblos, en la historia de los hombres y de las mujeres, de los padres y de las madres, de los hijos y de las hijas: esta es la historia que cuenta para el Señor”.
Francisco aclaró que “la historia de los afectos humanos se escribe directamente en el corazón de Dios” y “este es el lugar de la vida y de la fe”, por lo que “la familia es el lugar de nuestra iniciación –insustituible, indeleble– a esta historia de vida plena que terminará en la contemplación de Dios por toda la eternidad en el cielo pero que comienza en la familia, y por eso es tan importante la familia”, agregó.
“El hijo de Dios aprendió la historia humana por esta vía, y la recorrió hasta el fondo”, afirmó el Papa, quién también aludió a la manera en que nació Jesús. “Viviendo durante treinta años esta experiencia, Jesús asimiló la condición humana, acogiéndola en su comunión con el Padre y en su misma misión apostólica”. Después, “cuando dejó Nazaret y comenzó la vida pública, Jesús formó entorno a sí una comunidad, una ‘asamblea’, es decir, una ‘convocación’ de personas” y “este es el significado de la palabra ‘Iglesia’”.

CATEQUESIS SOBRE LA FAMILIA.
indisolubilidad, unidad, fidelidad y apertura a la vida.

http://multimedia.opusdei.org/pdf/es/papa-francisco-familia.pdf 

El hombre es el centro de la creación. Todo lo demás esta hecho para el , incluso "el sábado".
Y la razón profunda de  nuestra grandeza es el Hijo de Dios hecho hombre, para El fue creado el universo, el hombre mismo y todo cuanto hay en el.

"Dios no es un hombre de negocios, si pierde 3 monedas satisfechos porque ha ganado 7, Dios es Padre y ahorrará hasta el final, hasta el extremo" (Francisco). Es como la pobre mujer que sólo tiene 10 monedas. Es como el buen pastor que ama sus ovejas y conoce a cada uno por su nombre. Él es un padre al que cada niño es un derecho inalienable y que si uno se pierde es una tragedia como si él tenía a nadie más. Tú eres la plenitud y necesita cada hombre como una madre a su único hijo.
Somos la nada y necesitamos que más de un bebé dentro de su madre, porque existimos en que nos movemos y somos.


Cristo es sacerdote porque él es el Redentor del mundo.
Yo soy definitivamente amado, suceda lo que suceda. Por encima de todo y de todos los gobernantes del mundo esta el Señor de todos los señores, lo cual es bueno, la bondad en persona, el amor mimo.
No es que Jesús me dice que con el tiempo voy a ser el ganador, pero si que
Soy conocido, amado y  que espere . Todo hombre tienen un lugar con él en la casa del Padre. Y lo que es más, en la persona de Cristo, El ha afrontado ser golpeado y crucificado para mí y  me espera a la derecha del Padre.


"Estamos unidos en Dios"
Hoy recordamos el inicio de una bella historia: Por un instante se corre el velo que separa la tierra y el cielo; el ángel Gabriel viene a recoger el consentimiento de Maria; el Verbo se hace carneEn el secreto y la oscuridad del vientre de María se gesta el mayor de los misterios. Todo el amor de Dios se concentra en aquel pequeño Embrión sujeto a las leyes del tiempo y de la naturaleza en cuyo interior bullen ya sus futuros servidores y amigos, y las almas todas que con su ayuda salvara, y ahí nos amo y nos hizo participes de su gloria. 

El Santo Niño nacido en Belén, nos recuerda nuestra identidad más profunda: "En Cristo hemos llegado a ser hijos de Dios adoptivos, hermanos y hermanas en Cristo. Esto es lo que somos. Esta es nuestra identidad ".



Millares de templos, cuajados de agujas,
cual obra de viejas y mágicas brujas,
altares bruñidos de mármoles y oro,
que guardan divino, y eterno tesoro.

Pinturas, estatuas, cantares sublimes,
rosas de los mártires, azucenas de las vírgenes, 
empresas heroicas, de amor a los pobres.
Todo esto en el mundo, lo a hecho la fe.


Sin embargo, Francisco también señaló que el mundo y el diablo tratan de hacernos olvidar la verdad de lo que somos.

Pero Dios está con nosotros como un padre esta con sus hijos.
Dios no se cansa de perdonar, somos nosotros los que se cansó de pedir disculpas.
Y mientras que no vivimos para Dios, sino para "nuestro acumular la injusticia, la violencia,  que al fin es contra nosotros mismos, Cristo,"rostro misericordioso del Padre"  sigue tratando de nuestra salvación.

 "El precio a pagar por el pecado entraña  también un renovado descubrimiento, como de una nueva creación  de todo lo que se habia creado: el descubrimiento del hombre como persona, Dios creó al hombre varón y mujer, el descubrimiento en su verdad más profunda, de todo las obras del hombre, la cultura y la civilización de todas sus conquistas y acciones constructivas. (Don y misterio de Juan Pablo II)

"Desde un punto de vista biológico, la vida es una metamorfosis, una transformación perenne que termina con la muerte."
     La Resurrección del Señor añade algo nuevo: morir medios resurgen. Su muerte redimió nuestra muerte y resurrección alcance de todos. El reinicio de toda la creación con el poder del Espíritu Santo, su camino hacia la patria eterna.

Efesios: 2, 4-10
Muertos por los pecados, ustedes han sido salvados por la gracia.

Hermanos: La misericordia y el amor de Dios son muy grandes; porque nosotros estábamos muertos por nuestros pecados, y él nos dio la vida con Cristo y en Cristo. Por pura generosidad suya, hemos sido salvados. Con Cristo y en Cristo nos ha resucitado y con él nos ha reservado un sitio en el cielo. Así, en todos los tiempos, Dios muestra, por medio de Jesús, la incomparable riqueza de su gracia y de su bondad para con nosotros.

San Juan: 3, 14-21
Dios envió a su Hijo al mundo para que el mundo se salve por Él.
En aquel tiempo, Jesús dijo a Nicodemo: "Así como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea en Él tenga vida eterna.
Porque tanto amó Dios al mundo, que le entregó a su Hijo único, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salvara por Él. El que cree en Él no será condenado; pero el que no cree ya está condenado, por no haber creído en el Hijo único de Dios.
La causa de la condenación es ésta: habiendo venido la luz al mundo, los hombres prefirieron las tinieblas a la luz, porque sus obras eran malas. Todo aquel que hace el mal, aborrece la luz y no se acerca a ella, para que sus obras no se descubran.

2da Corintios: 5, 20-6, 2
Aprovechen este tiempo favorable para reconciliarse con Dios.
Hermanos: Somos embajadores de Cristo, y por nuestro medio, es como si Dios mismo los exhortara a ustedes. En nombre de Cristo les pedimos que se dejen reconciliar con Dios. Al que nunca cometió pecado, Dios lo hizo "pecado" por nosotros, para que, unidos a Él, recibamos la salvación de Dios y nos volvamos justos y santos.
Como colaboradores que somos de Dios, los exhortamos a no echar su gracia en saco roto. Porque el Señor dice: En el tiempo favorable te escuché y en el día de la salvación te socorrí. Pues bien, ahora es el tiempo favorable; ahora es el día de la salvación.  

LA VOLUNTAD DE DIOS ES LA  SALVACIÓN DE TODOS LOS HOMBRES.
Hoy san Pablo nos ha dicho que hemos sido hechos hijos adoptivos de Dios, hermanos y hermanas en Cristo. Eso es lo que somos. Ésa es nuestra identidad. 
Cristo es sacerdote porque él es el Redentor del mundo.
Dios está con nosotros como un padre a sus hijos es como un cuchillo de madera que no corta, pero enojado.
La cara Padre Misericordioso. Dios no se cansa de perdonar, somos nosotros los que se cansó de pedir disculpas.

Yo soy definitivamente amado, suceda lo que suceda.   Por encima de todos los señores y todos los gobernantes del mundo, el   Señor de todos los señores es bueno, mas de lo que esperaba, la bondad en persona  .

No es que   Jesús   me dice que con el tiempo me   voy a ser el ganador, pero  estoy conocido, amado y esperado por él. 

"los pobres son el corazón del Evangelio". "Si dejamos a los pobres fuera del Evangelio no podremos comprender a Jesús"/ Ellos tienen un lugar con él en la casa del Padre.   Es más, en la persona de Jesús, acepto ser golpeado y crucificado para mí, y hoy me espera a la derecha del Padre. 


“Todos debemos estar dispuestos a morir por nuestra fe, mismo si el Señor no nos concede este honor... Dar la vida no significa solamente ser asesinados; dar la vida, tener espíritu de martirio es dar en el propio deber, en el silencio, en la oración, en el cumplimiento honesto del deber; en aquel silencio de la vida cotidiana; dar la vida poco a poco. Sí, como la da una madre que sin temor y con la simplicidad del martirio materno, concibe en su vientre a un hijo, lo da a la luz, lo amamanta, lo hace crecer y lo atiende con afecto. Es dar la vida. Y estas son las madres. Es martirio”.


Como dijo el Papa Francisco haciendo hincapié en que nuestra relación con Dios "no empieza el día del Bautismo: no hay está sellada." 
Inicia "cuando Dios, desde la eternidad, nos ha mirado a nosotros y nos ha elegido en el corazón de Dios, ahí comienza.". 




CRISTO VIVE

Cristo vive 
"Ve .... .... bautizar discípulos."
Cristo vive en usted y la esperanza de la gloria.

Este blog también podría ser titulado "Sólo Jesús"  porque Él es todo. Como Dios: El Alfa y la Omega, el principio y el fin.  origen y el fin último de todas las cosas.
En El Dios y los hombres, Cristo Jesús es el Evangelio, Cristo es el Reino. Lo que nos dice Jesús nos dice el Padre. En Él, con Él y por Él Dios recibe todo honor y gloria, y logra todo buen hombre.
También  podría ser llamado " Jesús Misionero " porque Él es el " enviado del Padre " , el prometido, el Mesías , que era para venir a este mundo. 
O bien podría ser llamado " Sea Jesús "  para dar énfasis, su ser y la acción personal, o  más bien su acción indirecta, lo que Él hace por medio de nosotros.
PERO SE LLAMA CRISTO VIVE , porque Él  vive en  nosotros , porque sólo a través de él, con él y en él, vivo y presente en la historia, el hombre alcanza su objetivo final. Conocer, amar y servir a Dios en esta vida y verlo y disfrutar de ella en el otro.

Francisco: "Vamos a estar siempre con el Señor"
Muchos hoy en día quieren preguntar, al final, ¿cuál será el pueblo de Dios? ¿Qué  es   el hombre? ¿Qué va a pasar con cada uno de nosotros? ¿Qué debemos esperar?
La comunidad cristiana de Tesalónica, que se hizo pasar a las mismas preguntas, y luego concluyó su discusión con las palabras que son los mejores en el Nuevo Testamento: "Y así estaremos siempre con el Señor" ( 1 Tesalonicenses  4:17). Son palabras sencillas, pero con una densidad y una gran esperanza: "Y así estaremos siempre con el Señor." ¿Crees esto? Yo no creo que usted cree? Lo repetimos juntos, tres veces? Y así estaremos siempre con el Señor ", y así estaremos siempre con el Señor , y así estaremos siempre con el Señor "

Es emblemático de cómo en el libro de Apocalipsis Juan, volviendo a la intuición de los profetas, describe la última dimensión, en última instancia, en términos de la "nueva Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios, ataviada como la esposa ataviada para su marido" ( Rev.  21.2). Esto es lo que nos espera! Y esto, entonces, es lo que la Iglesia es el pueblo de Dios en el Señor Jesús y que día tras día se prepara para el encuentro con él, como una esposa a su marido.

"Y así estaremos siempre con el Señor" 
Cristo se hizo hombre como nosotros y hacernos a todos uno con Él en su muerte y resurrección, nos ha casado y realmente nos hizo a su mujer. Y esto no es más que el cumplimiento de la finalidad de la comunión y el amor por el tejido Dios durante toda historia. La historia del pueblo de Dios y la historia de cada uno; el Señor continúa.

"Jesús es como nosotros. Jesús vivió como nosotros. Es igual a nosotros, en todo, en todo menos en el pecado, porque él no era pecador. Pero para ser más igual a nosotros, se vistió, asumió nuestro pecado. Se hizo pecado. Y eso lo dice Pablo, que lo conocía muy bien.
Y Jesús va delante nuestro siempre. Y cuando nosotros pasamos por alguna cruz, él pasó primero: Perdí mi casa, perdí mi familia, perdí lo que tenía, estoy enfermo...'. Es verdad eso que me decís, y yo respeto tus sentimientos. Pero lo miro, ahí, clavado, y desde ahí no nos defrauda. Él fue consagrado Señor en ese trono, y ahí pasó por todas las calamidades que nosotros tenemos. Jesús es el Señor. Y es Señor desde la cruz, ¡ahí reinó!

Gracias Señor, porque en el momento más oscuro de tu vida, en la cruz, te acordaste de nosotros y nos dejaste una madre, tu madre. Gracias Señor, por no dejarnos huérfanos"
No estamos solos. Tenemos una madre, tenemos a Jesús, nuestro hermano mayor. No estamos solos.

Lo más importante no es la gracia de una sanación física, sino el hecho de que Jesús nos salva e intercede por nosotros.


Cuando ven a Jesús y escuchan a Jesús, las propuestas de Jesús, las bienaventuranzas… pues escuchan dentro algo que se mueve, es el Espíritu Santo que despierta eso, y van a encontrar a Jesús”.


El diablo es el padre de la mentira.
A menudo esconde sus engaños bajo la apariencia de la sofistificación, de la fascinación por ser «moderno», «como todo el mundo». Nos distrae con el señuelo de placeres efímeros, de pasatiempos superficiales. Y así malgastamos los dones que Dios nos ha dado jugando con artilugios triviales; malgastamos nuestro dinero en el juego y la bebida; nos encerramos en nosotros mismos. Y no nos centramos en las cosas que realmente importan, de seguir siendo en el fondo hijos de Dios.

Dios nos ha escogido y bendecido con un propósito: «Para que fuésemos santos e irreprochables en su presencia» (Ef 1,4). Nos eligió a cada uno de nosotros para ser testigos de su verdad y su justicia en este mundo.
Creó el mundo como un hermoso jardín y nos pidió que cuidáramos de él. Pero, con el pecado, el hombre desfiguró aquella belleza natural; destruyó también la unidad y la belleza de nuestra familia humana, dando lugar a estructuras sociales que perpetúan la pobreza, la falta de educación y la corrupción.

 Juan nos dice en la Iglesia, la Esposa de Cristo, nos hace visible la "nueva Jerusalén" . Esto significa que la Iglesia, además de la esposa, es llamado a convertirse en una ciudad , símbolo de la convivencia y de relación humana. 
Qué bueno, pues, contemplar y, como otra imagen como sugerente de la Revelación, todas las naciones y todos los pueblos reunidos en esta ciudad , como en una tienda, "la tienda de Dios" (cf.  Ap  21,3)! Y en esta parte glorioso no será más aislamiento, prevaricaciones y distinciones de ningún tipo - la naturaleza social, étnica o religiosa - pero eso lo haremos uno en Cristo.
El templo de Dios no es sólo un edificio de ladrillos, es su cuerpo hecho de piedras vivas. En la fuerza del bautismo, todo cristiano es parte del "edificio de Dios."
La Iglesia, el origen de la vida y su misión en el mundo, no ha sido otra cosa que una comunidad formada a profesar la fe en Jesucristo, el Hijo de Dios y Redentor de la humanidad,

  Esta nueva humanidad, la Iglesia misma es un signo de anticipación, cuando las vidas y se extiende su testimonio del Evangelio de la esperanza y el mensaje de la reconciliación para todos los hombres.


" El amor de Dios que se nos da y que nosotros ofrecemos a los demás”.
La comunicación es “la capacidad de abrazarse, sostenerse, acompañarse, descifrar las miradas y los silencios, reír y llorar juntos, entre personas que no se han elegido y que, sin embargo, son tan importantes las unas para las otras”.

Jesús  ha sustituido a las múltiples ofertas del antiguo culto de la oblación  de su  corazón para buscar  a los pecadores  "corazón nuevo ".

En Dios hay tres personas distintas, pero sólo hay una voluntad, una sustancia, un poder ...  Esta voluntad y omnipotencia es que actúan este misterio de  la Encarnación del Verbo, con el Espíritu Santo, es decir, el Espíritu del Padre y el Hijo que vino.

Su ofrenda, oblación corazón no estaba en el sentido de que se limita a una actitud interior, pero en el sentido de que se hace en la parte más íntima de su estado de ánimo no extender su ser humano completo , todos sus sufrimientos a todas sus obras . El espíritu de Jesús está abierto al infinito impulsada por el inmenso espíritu del Padre que siempre se iluminó con claridad intensa.

"Todas las cosas son vuestras, vosotros sois de Cristo y Cristo es de Dios."
 Que nuestra vida sea una ofrenda a Dios para reconocer, amar y buscar.


Caminando  Jesús  estaba haciendo nuestro propio camino. En el modo humano de  Jesús  aprendemos cómo es Dios, sabemos que usted nos quiere.  Pero por encima de todo lo que Él nos ha dado el Espíritu Santo que nos permite amar a Dios y al prójimo como a sí mismo.
Así que la evangelización es nada más y nada menos que guiar a la humanidad hacia  Jesús , revelador y en última instancia a su riqueza. 
"Dios es rico en misericordia, por su gran amor con que me encanta nosotros estando muertos en pecados, nos dio vida, nos resucitó y nos hizo sentar en los cielos con Cristo." 

La persona tiene un valor infinito  porque lo que hay de Dios en el:  Por la presencia misteriosa de Cristo, el Unigénito del Padre   en cada hombre. 
El cuerpo resucitado bajo que  me glorifica la carne con el purismo en contacto con mi Divinidad. 

ASOCIADOS CON EL MISTERIO DE CRISTO.
      La parte más difícil de la enseñanza cristiana es, por supuesto, la existencia de Dios, sino la encarnación del Hijo de Dios en favor nuestro, y como principio de plenos y libres durante toda nuestra vida, temporales y eternas.
Jesús es el centro de la creación EN Él, y EN VISTAS A  EL todo ha sido creado.
Cristo es el Salvador, nuestro único Salvador, porque Dios así lo quiso cuando Dios envió a su Hijo para ser reparado de manera eficiente y perfeccionar nuestras faltas, expiatoria a través de Su Sacrificio Voluntario.


Es muy difícil escuchar la voz de Jesús, la voz de Dios, cuando uno gira alrededor de sí mismo, sin horizonte, porque el horizonte es él mismo.
  El don gratuito de Dios, que la salvación no se puede comprar: es un gran regalo, el amor de Dios nos da ... ¡es el regalo más grande! Esta es la gratuidad. Y se asustó por esto y pensamos que la santidad es a través de nuestras cosas, y con el tiempo nos convertimos en un poco pelagianos, ¿verdad? Santidad, la salvación es gratuita ".
Después de la homilía, el obispo de Roma recordó que Jesús "pagó el partido, con su humillación.


Cuando la humanidad se agota, no puede ir más, viene la gracia y viene el Hijo, y viene la Salvación. Y esa creación agotada deja lugar a la nueva creación…”

El Pontífice ha señalado en la homilía que esto también le hace pensar en la madre Iglesia, que también tiene muchas esterilidades: “Cuando, por el peso de la esperanza en los mandamientos --ese pelagianismo que todos llevamos en los huesos-- se vuelve estéril. Se cree capaz de dar a luz... no, ¡no puede!” A propósito, el Santo Padre ha reconocido que “la Iglesia es madre, y se hace madre solo cuando se abre a la novedad de Dios, a la fuerza del Espíritu. Cuando se dice a sí misma: ‘Yo hago todo, pero, he terminado, no puedo andar más’, entonces viene el Espíritu”.

Cristi homines mysterio consociati.  (Hombres consociados el misterio de Cristo):   Efesios 2: 1-6
Vos y, cum essetis Mortui delictis et pecatis Vestris,  (que eran muertos por sus pecados)  en quibus alicuando ambulastis secundum seculum mundi huius, secundum principem Aeris potestatis huius, espíritus que nuc operatur en diffidentiae sífilis, im quibus et nos omnes alicuando conversati sumus en desideriis carnis nostræ, narcótico voluntatem carnis et cogitacionum,  et natura filii irae Eramus sicut et Ceteri  ( y éramos por naturaleza hijos de ira, como todos los demás) .  Deus autem,  qui est Dives in Misericordia  (Dios, sin embargo, que es rico en misericordia)propter nimiam caritatem suam qui dilexit nosotros,  et cum essemus Mortui peccatis  ( por el gran amor por nosotros me encanta haber muerto por nuestros pecados)  nos convivificavit en Cristo  (que dio vida en Cristo)la gracia fallecido estis salvati  ( en gracia sois salvos)   ,  et conresuscitabit cocedere et fecit en caelestibus en Cristo Jesús  (y   yo nos resucitó y nos hizo sentar en los cielos con Cristo  Jesús ) .

' Que  bonito! Así que muchos dones diferentes, porque todos somos hijos de Dios, y todo amada de una manera única! '.


' La vida de Jesús se ha descubierto que se llena de una alegría interior tan grande que nada puede robar

! ¡Ha resucitado!. ! Siempre vivir con nosotros!.
Le pregunta para nosotros porque es nuestro Sacerdote. Le pedimos, porque él es nuestro Dios. Él nos pide porque es nuestra Cabeza.
Le entregó el sufrimiento en nuestro nombre. Él ha resucitado y está sentado a la diestra de Dios para interceder por nosotros. 
Pero Él ha resucitado en nosotros. Donde no hay fertilidad Señor. Cristo está realmente presente en su Iglesia.  No vivimos en la memoria, sino la realidad. El está presente en cada Eucaristía, Comunión todos, todos los frutos de la vida eterna de sus miembros. Cada mártir en cada prístina en cada Confesor. En la voz de Juan Pablo II, en el pensamiento de Benedicto XVI, en el gesto de Francisco.

¡Qué hermoso! Así que muchos dones diferentes, porque todos somos hijos de Dios, y todo amada de una manera única '


“existen formas equivocadas de vida cristiana”. Por eso, ha explicado que Jesús “da el criterio para no seguir los modelos erróneos. Y uno de estos modelos equivocados es privatizar la salvación”.
Para no privatizar la salvación hay tres criterios que el Papa ha explicado en la homilía: La fe en Jesús que nos purifica, la esperanza que nos hace mirar las promesas e ir adelante y la caridad -- es decir, prestamos atención los unos a los otros, para estimularnos en la caridad y en las buenas obras.

 “es verdad, Jesús nos salva a todos, pero no genéricamente. Todos, pero cada uno, con nombre y apellidos. Y esta salvación es personal”. Realmente --ha añadido-- yo soy salvado, el Señor me ha mirado, ha dado su vida por mí, ha abierto esta puerta, esta vía nueva para mí, y cada uno de nosotros puede decir ‘Por mí’”. Pero existe el peligro de olvidar que Él nos ha salvado de forma individual, pero en un pueblo


 “tratemos de construir una sociedad y una economía en las que el hombre y su bien, y no el dinero, sean el centro”.


HERALDO DE AMOR.
"A vosotros es dado conocer los misterios del reino"; y una vela no se enciende para esconderse debajo de la cama, pero la pone sobre un candelero, y alumbra a todos.


Hacen Jesús real y verdaderamente presente , no sólo en el momento sublime de consagración, pero también en su enseñanza y su ejemplo. En su ministerio y la vida. Siempre hacer este proyecto y el Señor en su profética, sacerdotal y real funcionan para perdonar, para predicar el Evangelio, la plantación de la derecha, en la fraternidad, en el gobierno. Al ser sus servidores en todo para todos , para animar a la Fe con la esperanza y la caridad a la sociedad ya las naciones, los pobres y los que sufren, a los individuos y las familias, desde el bautismo de un niño, a la unción de los moribundos y todo en el medio entre el comienzo y el final de la vida natural que prepara eterna.

Dios germine y crezca su Reino
Esta fraternidad ha advertido presupone la paternidad y la maternidad de la Iglesia y de la Madre, la Virgen María de Dios. Por cierto, Fracisco recomienda la oración, la Eucaristía, la adoración y el rosario para hacernos llegar todos los días en este sentido.
Recordando Evangelio del miércoles, el Santo Padre señaló que renunciar a las posesiones de ser un discípulo de Jesús es una decisión, de diferentes maneras, lo que hace un llamamiento a todos los cristianos. "Pero los religiosos están llamados a dar testimonio de una profecía. El testimonio de una vida evangélica es lo que distingue al discípulo misionero y en particular los que siguen al Señor en el camino de la vida religiosa. Y el testimonio profético de partido santidad", dijo el Pontífice . Sin hacer caso de proselitismo: "¡atracción"
 Al igual que Andrés y Juan esperaban el Señor, he encontrado, he seguido y han preguntado ¿dónde vives?. Y he quedado con él, y su vida fue  abierta a la esperanza.

    El Evangelio no es solamente una comunicación de cosas que se pueden saber, sino  acontecimientos que cambian la vida . Llegar a conocer a Dios el verdadero Dios,  en realidad encontrar este Dios ha cambiado radicalmente la vida de haber encontrado . Se les ha dado una nueva vida, a conocer al Dios vivo, el Dios de Jesucristo.

   Ellos no podían mantener el tesoro que habían recibido para sí mismos a través de un encuentro con Dios en Jesucristo, el otro deberá recibir la mayor cantidad de personas posibles,  esta esperanza debía llegar a muchos, llegar a todos. 

Y si todos los cristianos por el bautismo es el templo del Espíritu Santo, los sacerdotes son no sólo el templo, pero su posesión.  Porque el Padre  es eternamente dedicado al Espíritu Santo ; porque yo, el Hijo,  la conquista de mis méritos infinitos ; porque  el mismo Espíritu Santo  cuando trabajo la encarnación en María virgen  vocación sacerdotal también se disfruta en deificar el contacto de la Palabra  y se pone en esa vocación  fibra Padre fertilización  y un reflejo  de su Inmaculada Esposa , imagen Iglesia.


Y aquí llegamos al punto final de la transformación en Mí, a la más alta de su  perfecta unidad en la Trinidad . Aquí está también el secreto de la atracción el sacerdote respetando las almas de la fecundidad de su ministerio, la comunicación, la pureza, la unidad, la luz, las virtudes  de lo divino ;  no es el sacerdote que vivepero yo en él  con todas mis virtudes, carismas y regalos, e incluso con la comunicación del esplendor eterno de la Trinidad.
Para esta fusión final de las almas sacerdotales con Dios y en Dios,  quiero alcanzar  mis sacerdotes. Este es el punto final del ideal más alto atado y hermosa de mi Padre eternamente engendra la Iglesia en su entendimiento, todos los miembros que forman,  hasta endiosarlos a través de su transformación en Mi Dios hombre . Este fue también el bello ideal del Padre engendrando en María la Palabra, a través del Espíritu Santo, que era su objetivo: no muchos dioses, pero  solo Dios, y todos los sacerdotes en él ., por su perfecta unidad en la Trinidad
Esta unidad en la Trinidad le pregunté a mi padre, y en un arranque de amor infinito por el Hijo, a mi Dios-hombre, me ha concedido  que son uno con él y yo, a través de su transformación en Myo en ellos, el Padre y el Espíritu Santo en mítodos los que forman una sola unidad.
¿Ves ahora claro que estos tienden Pillow Talk esa unidad eterna?,  ¿por qué quiero que mis sacerdotes acerca de mí  y por lo que hice en mi, que nos perdemos todos en Trinidad, volviendo al seno santa y divina del Padre, donde fuimos - ellos y yo, con la Iglesia - engendrado eternamente
¿No es la justicia que anhelan y tienen en los últimos tiempos la reacción  finalmente   mis sacerdotes en mí, por amor y con el fin de volver al Padre del Padre,  su  Jesús ya no la suya,  pero todos los sacerdotes en él,  formando un solo Salvador  - Mis sacerdotes -,  con todos los sacerdotes procesados?
"Y es un hecho que más puede llegar un transformaron mi sacerdote, a ese grado de elevación,  de fusionar en Trinidad, a Mi , Jesucristo, Dios y hombre; porque nadie va al Padre ni sabe si no voy a dar a conocer. "
Debido a que no fueron los que me eligieron,  mi amor era
un adelantado a su amor , e incluso antes de que el ser y con él una vocación al sacerdocio para servir a mi Iglesia,  y el Padre en la eternidad había concebido en su mente con la elección singular , mirada intemporal del amor del Padre.  A partir de ese principio, como el Padre me miró a mis sacerdotes y sacerdotes en Mí
Y el sacerdote pide la inmensa gratitud por el DON recibido. 


   El "hoy humano de todo sacerdote está inmerso en el" "sacerdocio de Cristo Redentor. Este" día de hoy ", Cristo se encuentra inmersa en la historia, el pasado y el futuro del mundo, cada hombre y cada sacerdote.

Configurado a Jesús que ha sido injertado y responder a ese amor ganar almas para Dios.   Para ser visible, palpable, signo vivo de Cristo.  El gran ideal del sacerdote debe ser Jesús crucificado.

En la presencia y el ministerio de los obispos, presbíteros y diáconos, podemos reconocer el verdadero rostro de la Iglesia es la Santa Madre Iglesia jerárquica. Y, en efecto, a través de estos elegidos por el Señor y consagrado por el sacramento del Orden hermanos, la Iglesia ejerce su maternidad: generamos en el bautismo como cristianos, haciendo renacer en Cristo; Vigilia en nuestro crecimiento en la fe; nos acompañó a los brazos del Padre para recibir su perdón; nos prepara para la mesa de la Eucaristía, en la que nos alimenta con la Palabra de Dios y del Cuerpo y la Sangre de Jesús; exhorta a nosotros la bendición de Dios y el poder de su Espíritu, sosteniéndonos lo largo de nuestras vidas y que envuelve con ternura y calor, especialmente en los momentos más delicados de juicio, el sufrimiento y la muerte.


¿QUIÉN ES EL HOMBRE

Nietzsche se pregunta Wass ist das mensch?. Es decir, finalmente, que es el hombre?.
Toda la humanidad es una gran cruz. Algunos tomaron el arrepentimiento magullado cruza las cruces blancas y otros inocencia, pero todos son cruces.
No  es Jesús en la cima de su vida, tan amplio mundo y la historia.

Los jueces desprecio y se burló acusado desafió diciendo: "A otros salvó, que se salve a sí mismo, si deveras es el Mesías de Dios, el elegido." 
Los soldados se burlaban, se reían, hablaban y hasta jugaban con dados. La completa indiferencia.
María y Juan y las mujeres si entienden Jesús. Si ellos saben que no es la impotencia que lo retiene allí, pero la fuerza de su amor.
"Creer en la Pascua no es un gran problema, es pura alegría. La verdadera fe es el Viernes Santo-ley parece haber nadie allí para responder a sus sufrimientos."  No ser salvado pero perdió es como Jesús nos ha salvado. 
Pablo dice que Dios se burló de los poderes malignos  que fueron superados cuando pensaban siendo derrotados , que estaban siendo arrancados d existente decreto de muerte contra nosotros.
La Cruz es la última palabra para los hombres, pero no para Dios el Padre. Él es el  único que puede traducir esa experiencia de ser Hijo singularmente de la eternidad al tiempo.   Él es el que, como dice San Juan, habita en el seno del Padre y sabe sus secretos.

Exhortar a todos a entender que la historia de la salvación es nuestra propia historia injertado que la Biblia dice . Seguir a Jesús, sufriendo con Él, Jesús cumple con estos requisitos, que parecen duras pero son profundamente liberantes con tan tremenda fuerza de liberación tiene que estar del lado de Dios.



GETSEMANI
Los pecados del mundo caen sobre el alma de  Jesús
En ese momento oscuro de angustia y soledad, la tierna  invocación  "Abba", que en sí mismo es diminuto, tiene un matiz especial:  el peso del sufrimiento en crisis no pone su fe y obediencia.
Jesús  oró implorando: "Abba", "Padre, sino por mí puede esta  copa , pero mi voluntad sino la tuya ". Y  así  Jesús  aprendió la realidad de la vida humana que es la obediencia.
       Jesús  como hombre reconoce toda la criatura distancia que separa de la majestad soberana de Dios. Esa es la tenci o permanente n de  Jesús  en su humanidad asumida por el divino. Padre, si quieres ... si es posible ... y Marcos enfatiza más la fuerza de la  petición  de  Jesús  cuando dice: " Padre, para ti todo es posible , aparta de mi este  vaso , pero no hacen lo que yo querer sino lo que tú. "   Jesús  en la flor de su edad se enfrenta a la pérdida de su vida, porque tan pronto?.
Jesús  comenzó a  orar, y ahora en el torbellino de la prueba recae sobre  la oración  . que es en sí mismo  había  dicho antes  a Jesús : "Nadie me lleva a mi vida, yo la doy en que tengo poder para ponerla, y llevarlo de nuevo (Jn 10:18)..
Antes de las pruebas  llegaron  a cabo. En el jardín, todo viene de dentro. Lo que en cheque es su  elección  todo por Dios.
Jesús , totalmente compatible, expresó un deseo, sabiendo que no será  así Todos los pecados del mundo caer sobre Él.  Lo que  Jesús  pide es la fuerza para perseverar hasta el último aliento en esta fidelidad al Padre y el hombre.
       Para  Jesús  lo que viene no es una sorpresa. Toda la vida ha preparado para "This Time".     Al parecer, él es el más débil de sus enemigos  se ríen  de él.
       La experiencia humana de  Jesús  es una prueba más  irrefutable  de que una existencia humana que sufre no es absurdo,  inútil  y sin sentido.
       Dios no vino a explicar el sufrimiento, vino a llenarlo con su presencia.  "El amor divino no nos exime del dolor, estamos unidos en" . En  Jesús,  el Padre quiere exaltar la vida cuota de muerte. 
       Dios no es insensible al  sufrimiento  humano. Damos  Jesús  incluso unirse a la Carta a los Hebreos dice,  nosotros los hermanos.

       Padre gobierna sobre el Hijo totalmente porque el Hijo da Él ha cargado con las consecuencias del pecado humano y las exigencias divinas de justicia. Un acto de amor supremo, un amor total, el compromiso total.
      Nunca fue más identificado con la voluntad de su Padre y de la Cruz:  la solidaridad total con los pecadores que hace que se cumpla en Cristo  Jesús  la  justicia  que todos los hombres necesitan.
       La pasión de Cristo es Pasión tanto de Dios.  "Dejad Tanto el Padre y el Hijo, aunque de una manera diferente":  Dios está escondido en Jesús que toma sobre sí el peso de la justicia para la misericordia triunfa.
       Así que no hay nada más allá del Crucificado, no hay nada más que dar, nada más que la demanda.    El resultado de la muerte de Jesús será el don del Espíritu como una vibrante profundas fuerzas transformadoras. 



CON O SIN Martirio Martirio, si venimos con Cristo a la cruz de Cristo, PLENITUD amor y obediencia al Padre.
    Siempre ha sido difícil para el hombre, y seguirá siendo, el camino de la dignidad y de la libertad y. Pero vale la pena visitarlos, y que el hombre  sólo es verdaderamente libre  cuando se libera de su yo egoísta.  "Cuando se baja de su pedestal" .
   Al no ser salvos, pero perdieron es como Jesús nos ha salvado. Lo mismo podría decirse de los mártires, todos los que han vivido con el compromiso de lealtad inmejorable de la fe y el amor.
   Esto nos recuerda de Cirene que ayudó a Jesús a Verónica que se limpió la cara a las personas, hombres y mujeres lloraban por Él en el camino. Y detrás de ellos todos los Cristos sufrientes: los enfermos en los hospitales, los heridos de guerra, los hambrientos del mundo, los desnudos, los trabajadores de las minas pulmones petrificados por plomo para respirar, que se marchitan en la cárcel, madres en duelo y todos los cruces blancas y vírgenes consagradas almas. Toda la humanidad es enorme Vis Cruz. Algunos tomaron la cruces arrepentimiento magullado y otros cruces blancas de inocencia. Pero todos son cruces.
Jesús no pierde la esperanza del hombre. Las cargas con nuestras cadenas para hacer nuestro camino más ligero; para hacernos pasar de la preocupación a la confianza; Sombra a la luz; el capricho de nuestra voluntad a la senda del Reino; desertar en Agua Viva. 


Para el Señor fue más fácil quitar a los israelitas de Egipto que a Egipto del corazón de los israelitas. Reino está cerca, no cambiad sólo en el sentido de dejar que el mal, pero en el principio de hacer el bien.

Papa Francisco.

 “Los hombres y las mujeres no tienen que renunciar a su identidad, ya sea étnica o religiosa, para vivir en armonía con sus hermanos y hermanas”.
Siempre que las personas se escuchan unos a otros con humildad y franqueza, sus valores y aspiraciones comunes se hacen más evidentes. La diversidad ya no se ve como una amenaza, sino como una fuente de enriquecimiento. El camino hacia la justicia, la reconciliación y la armonía social se ve con más claridad aún.
    " La vida cristiana no es una vida auto-referencial es una vida fuera de sí mismo a dar a los demás es un don, es amor, y el amor no se vuelve sobre sí misma, no es egoísta: es el caso. ".
    No exaltamos ninguna cruz o los cruces: exaltar la cruz de Jesús, ya que ha demostrado ser el más del amor de Dios por la humanidad. Eso es lo que nos recuerda el Evangelio de Juan en la liturgia de hoy: "Tanto amó Dios al mundo, que ha dio Hijo unigénito "(3:16).      El Padre ha "dado" el Hijo para salvarnos, y esto ha llevado a la muerte de Jesús y su muerte en la cruz. ¿Por qué? ¿Por qué la Cruz era necesario? . Debido a la gravedad del mal que nos mantenía esclavos La cruz de Jesús expresa dos cosas: Toda la fuerza negativa del mal, y toda la omnipotencia de la misericordia de Dios
   La cruz aparece a declararse en quiebra a Jesús, pero en realidad marcar su victoria. En el Calvario, que se burlaban de él diciendo: "Si eres Hijo de Dios, desciende de la cruz" (Mt 27,40). Pero la verdad era lo contrario : sólo porque él era el Hijo de Dios , Jesús estaba allí, en la cruz, fiel hasta el fin del proyecto de amor del Padre. Y por esta razón que Dios ha "exaltado" Jesús (Filipenses 2 9), dando una monarquía universal, .

  C arta a los Hebreos 5: 7-9.   Cristo, en los días de su carne, con poderoso clamor y lágrimas, oraciones y peticiones presentadas que podía salvarlo de la muerte, cuando se escuchó su angustia. Él, a pesar de ser Hijo, aprendió, sufriendo, la obediencia. Y llevado a la consumación, se ha convertido para todos los que le causa de salvación eterna obedecen.

   
La pérdida del sentido del pecado, sobre todo como una ofensa contra Dios, implica la pérdida del sentido de Dios.
   "El lugar privilegiado de encuentro con Jesucristo, nos recuerda el Papa, son los pecados." Parece una "herejía esto, señala, pero también dijo St. Paul", que contaba con una de dos cosas: sus pecados y Cristo resucitado que lo ha salvado. "

El conflicto entre cristianos socava la capacidad de evangelizar
  "El bautismo es un don divino inestimable que tenemos en común" y "gracias a él no sólo viven en la dimensión terrenal, sino en el poder del Espíritu Santo." Por lo tanto, afirmó que "el sacramento del bautismo nos recuerda una verdad fundamental y muy consolador que el Señor siempre delante de nosotros con su amor y gracia."
"La realidad de nuestras divisiones estropea la belleza de la prenda única de Cristo, pero no destruye por completo la unidad profunda generada por la gracia de todos los bautizados."
"Dios no es un hombre de negocios,  si pierde 3 monedas haya verificado que se ha ganado 7,  Dios es Padre y ahorrará hasta el final, hasta el límite. "  Es como la pobre mujer que sólo tiene 10 monedas. Es como el buen pastor que ama sus ovejas y conoce por su nombre. Él es un padre a un hijo, que es un derecho inalienable y que en caso de pérdida es una tragedia.

    La fuerza de la vida cristiana es "el encuentro entre nuestros pecados y Cristo que nos salva."  "Y así reconocer sus pecados, reconocer nuestra miseria, reconocemos lo que somos y lo que somos capaces de hacer o haber hecho es propiamente la puerta que se abre a la caricia de Jesús, el perdón de Jesús, la palabra de Jesús : "Id en paz, tu fe te ha salvado!" , porque fuiste valiente, has sido valiente para abrir tu corazón a Él el único que puede salvarte ".

     "Me gustaría que todos los cristianos podían aprender la" ciencia sublime de Cristo "a través de la lectura frecuente de la Palabra de Dios como el texto sagrado es alimento para el alma y la fuente pura y perenne de la vida espiritual para todos nosotros. Por lo tanto, tenemos que hacer todos los esfuerzos posibles para leer fielmente todas las palabras de Dios, porque "la ignorancia de las Escrituras, de hecho, es ignorancia de Cristo."


 Porque crucificar mi Padre, con su eterna Voluntad?.
La resurrección de Cristo, la respuesta del Padre a la libre dando amor del Hijo.
  
   El Padre me ha amado, como nadie la quería ... Mi amor es, sobre todo, el amor ... y sin embargo, me crucificarán.
   En su concepción, el Padre sacrificó a su Hijo unigénito, para que nadie más querido,  para sus otros hijos , sus hijos están solos para la existencia de este Hijo único y eterno?.
   De vuelta en la eternidad mi crucifixión se reflejó en la divinidad en la persona del Padre en Su Palabra, que es uno con el Padre y se ofreció inmediatamente a tomar un cuerpo y ser crucificado. En el actuar del Espíritu Santo también muy ofrecido para hacer el trabajo de la Encarnación, en el mismo orden para agradar al Padre, para cooperar a su voluntad soberana. Y por lo que tiene  el plan de redención en la comprensión   divina, incluso antes de que hubiera  mundo ...   Podría decir que mi padre, y desde entonces  me crucifican. 

     Jesús  significa Salvador, pero víctima ... crucificado ... sacrificio. Y el mayor mor dela misterio es que, sin la voluntad del Padre, no habría mundo la salvación ... almas ... o ... o ... o Jesús María. Yo no estaría en su  corazón, ni cruzaría, y que podría ahorrar.
   Lo que Jesús como Dios, como el Padre lo quiere, como Jesús quiere que el hombre. Padre ha dado  a Jesús muriendo en el precepto de que se ha inspirado en su corazón  el deseo de sufrir por nosotros , comunicando su amor amando a los hombres.
    Si sus hijos son sacrificados para usted, con amor y por amor, te repugna?. Usted sería exitoso?.  Y si este amor, o actos dolorosos, fueron ofrecidos por los demás, usted tomarlo?.
    ! Cuanto más a mi padre, si la misma sustancia, la sustancia del amor, sólo para ser reparado, y sin ella no hay indultos. Por esta sacrificar mi humanidad en unión de la Palabra, por lo que la reparación vale ... ok ... y productivo para los culpables.
    Ese dolor dentro de mi corazón era la gloria del Padre en el sacrificio del Hijo, pero el martirio  que exaltaba, sublimada ella, la coronó, él hizo más Padre acreedor acaricia  todos los pares del amor con su amado Hijo, y al hombre.
    Y desde entonces, nada honra al Padre y el amor doloroso, dolor amor aceptado y todo el frío interés, se glorifica a sí mismo como el dolor salvador Jesús, a quien el Padre puso en el corazón  de su hijo a  Dios, este Cundo ofrecido por el Espíritu Santo a Su voluntad para la salvación del mundo.   
     Como en el caso del martirio supremo donde Dios mismo llega a sus testigos el don de la fe, la perseverancia y el triunfo o la vida ordinaria de los santos como Santa Teresa de Calcuta, donde la fe produce el fruto del amor, me encanta el servicio y el servicio de la paz.

ASOCIADOS CON EL MISTERIO DE CRISTO.
      La parte más difícil de la enseñanza cristiana es, por supuesto, la existencia de Dios, sino la encarnación del Hijo de Dios en favor nuestro, y como principio de NUESTROS actos plenos y libres durante toda nuestra vida, temporal y eternas.
Jesús es el centro de la creación EN Él, y EN VISTAS A  EL todo ha sido creado.

LA LUCHA DE LA MUERTE Y LA VIDA  DEL BIEN Y DEL MAL
DONDE LA RESURRECCIÓN DE CRISTO ES EL TRIUNFO DE LA VIDA.

   1. Hay una manera equivocada de ver la muerte. La muerte nos afecta a todos y nos cuestionado de manera profunda, sobre todo cuando tenemos que cerrar, o cuando afecta a los jóvenes, a los indefensos de una manera que nos encontramos con "escandaloso". Siempre me ha afectado a la pregunta: ¿por qué los niños sufren, ¿Por qué mueren los niños? Si se entiende como el fin de todo, la muerte da miedo, aterroriza, se convierte en amenaza que rompe cada sueño, cada perspectiva que rompe todos los lazos y rompe todo el camino. Esto sucede cuando consideramos nuestra vida como un tiempo encerrado entre dos polos: el nacimiento y la muerte; que no creen en un horizonte que va más allá de la vida presente; cuando se vive como si Dios no existiera. Esta concepción de la muerte es típico del pensamiento ateo que interpreta existencia que se encuentran por casualidad en el mundo y un paseo a la nada. Pero hay un ateísmo práctico, que es un interés directo y sólo las cosas terrenales. Si cedemos a esta visión errónea de la muerte, no tenemos más remedio que ocultar la muerte, negar o trivializar, así que no hay miedo de nosotros.

    2. Pero esta falsa solución al corazón de un hombre, su deseo de infinito, su nostalgia por los rebeldes de la eternidad. Y entonces, ¿cuál es el sentido cristiano de la muerte? Si nos fijamos en los momentos más dolorosos de nuestras vidas, cuando perdemos a un ser querido-padres, un hermano, una hermana, un esposo, un hijo, un amigo nos damos cuenta de que, incluso en el drama de la pérdida, el dolor de la separación surge corazón la convicción que no puede haber hecho todo lo que bien dado y recibido no ha sido en vano. Hay un instinto poderoso dentro de nosotros que nos dice que nuestra vida no termina con la muerte. Esto es cierto! Nuestra vida no termina con la muerte!    Esta sed de vida ha encontrado su resurrección respuesta real y confiable de Jesucristo.  La resurrección de Jesús da única certeza de la vida después de la muerte, sino que también ilumina el misterio mismo de la muerte de cada uno de nosotros. Si vivimos unidos a Jesús, fieles a Él, seremos capaces de hacer frente a la esperanza y serenidad también el paso de la muerte. La Iglesia en realidad dice:  "Aunque nos entristece la certeza de tener que morir, nos consuela la promesa de la inmortalidad" . Una hermosa oración de la Iglesia, esto. Una persona tiende a morir como vivió. Si mi vida ha sido un camino con el Señor, la confianza en su gran misericordia, que estará listo para aceptar el final de mi existencia terrenal como el abandono definitivo de sus manos acogedoras, con la esperanza de ver cara a cara a su cara. Y esto es lo más hermoso que le puede pasar, ver cara a cara el hermoso rostro del Señor, que lo veo, tan hermoso, lleno de luz, lleno de amor, lleno de ternura. Vamos allá, al encuentro del Señor. 3. En esta perspectiva, la invitación de Jesús para siempre estar preparados, vigilantes entender, sabiendo que la vida en este mundo que se nos da para prepararnos para la vida futura, con el Padre celestial. Y para esto siempre hay una manera segura: prepararse para la muerte, estar cerca de Jesús. ¿Y cómo estamos cerca de Jesús? Con la oración, los sacramentos y la práctica de la caridad. Recuerden que Él está presente en los más débiles y necesitados. Él se identificó con ellos, en la famosa parábola del juicio final, cuando dice: "Tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me acogisteis, estaba desnudo, y me vestisteis , enfermo y me visitaste estuve en la cárcel, y vinisteis a mí. Todo lo que hiciste con estos, mis hermanos, me lo hicieron a mí "(Mt25,35-36.40). Por lo tanto, un camino seguro es restaurar el sentido de la caridad cristiana y la comunión fraterna, la curación de las heridas físicas y espirituales del prójimo. La solidaridad en compartir el dolor y llevar esperanza es premisa y condición para recibir una herencia del Reino preparado para nosotros. El que practica la misericordia sin miedo a la muerte. Piensa bien en esto. El que practica la misericordia sin miedo a la muerte. Estás bien? Lo que decimos juntos para no olvidar? El que practica la misericordia sin miedo a la muerte. Una vez más. El que practica la misericordia sin miedo a la muerte. ¿Y por qué no temer a la muerte? Porque mira a la cara en las heridas de los hermanos, y supera el amor de Jesucristo.

Jesús dice esta palabra: 'usted es salvo' , . único que sabe cómo abrir su corazón y pecador reconocido . La salvación sólo viene a nuestros corazones cuando abrimos nuestros corazones a la verdad de nuestros pecados ",  Jesús  nos ha cambiado. 
     Si abrimos la puerta de nuestra vida y nuestro corazón a los hermanos más pequeños , a continuación, también nuestra muerte se convierte en una puerta que nos llevará a los cielos, la tierra bendita, a los que fuimos, anhelo para habitar para siempre con nuestro Padre, Jesús, María y los santos.

    Un segundo aspecto:  ¿ qué significa ser resucitado?  La resurrección,  la resurrección de todos nosotros, ¿eh? . Se va a pasar en el último día, en el fin del mundo, por el poder de la omnipotencia de Dios, para devolverle la vida a nuestros cuerpos por el reencuentro con el alma, la resurrección de Jesús  Esta es la explicación fundamental:  porque Jesús resucitó, nos levantaremos.  Esperamos que en la Resurrección que Él ha abierto la puerta, abrió la puerta a la Resurrección.  Esta transformación de espera, en el camino a la resurrección, la transfiguración de nuestros cuerpos  preparados de esta vida a través del encuentro con Cristo resucitado en los Sacramentos , especialmente la Eucaristía. Lo hacemos en esta vida nos basamos en su Cuerpo y Sangre,  resucitado como Él, con Él y por Él. Como Jesús resucitó con su propio cuerpo, pero no volvió a una vida terrenal, por lo que se elevará a nuestros cuerpos  que se transfigura en cuerpos gloriosos.  Esto no es una mentira ¿eh? Esto es cierto! Creemos que Jesús ha resucitado, Jesús está vivo en este momento, ¿cree usted que Jesús está vivo, está vivo? ¡Ah! Usted no cree! ¿Cree o no creer? (¡Sí!)  Y si Jesús está vivo qué crees que Jesús nos dejó morir y nunca nos levantas?  ¡No! Él nos espera!  Y como Él ha resucitado, la fuerza de su resurrección nos recaudar.  Cristo conserva sus heridas. El Padre muestra. Este es el precio. 

Y ESTA ES NUESTRA ESPERANZA : 
VINO POR MUERTE SIN.
VIDA DE LA CRUZ. 
PERO NO COMO LA VIDA PASADA
UNA NUEVA VIDA, LA VIDA DEL RESUCITADO.


El Papa ha recordado que con el tiempo estas disposiciones se habían visto arruinadas por el formalismo exterior o incluso se habían convertido en un signo de superioridad social. Y por eso Jesús subraya una tentación común a estas tres obras, que se puede resumir precisamente en la hipocresía.
De este modo, el Papa ha observado que cuando se realiza algo bueno, casi instintivamente nace en nosotros el deseo de ser estimados y admirados por esta buena acción. “Jesús nos invita a cumplir estas obras sin ninguna ostentación, y a confiar únicamente en la recompensa del Padre que ve en lo secreto”

1. SU AMOR

2. MISERICORDIA

3. CONVERSIÓN


4. "humillación"

Hoy Francisco habló  de la resurrección de la carne " .

   Cerrado y el Año de la Fe, el Santo Padre ha completado el ciclo de catequesis sobre el Credo,  que en los últimos meses, se ha proporcionado información a los fieles, frase por frase y concepto a concepto, la fe que profesan recitando el Credo .
  Deseo completar la catequesis sobre el Credo, desarrollado durante el Año de la Fe, que terminó el pasado domingo. Esta catequesis y les gustaría ver la próxima edición de la resurrección de la carne, con parada en dos aspectos que se presentan en el Catecismo de la Iglesia Católica, es decir, nuestra muerte y  resurrección de Jesucristo . Hoy me detengo en la primera mirada, el  "morir en Cristo."
   Él frase especialmente subrayado  "que practica la misericordia de no temer a la muerte" , por lo tanto, ha invitado a los presentes a repetir en voz alta y con fuerza.
Queridos hermanos y hermanas,
  la conclusión y la catequesis sobre el Credo, hoy me gustaría hacer hincapié en la "resurrección de la carne", y  hablar sobre el sentido cristiano de la muerte  y la importancia de  preparar bien a morir en Cristo . Para los que viven como Dios no existiera ,  la muerte es una amenaza constante, porque significa que el fin de todo el horizonte cerrado del mundo actual . Tantos ocultar, negar o trivializar a vivir la vida sin miedo todos los días. Sin embargo, dentro de nosotros  existe un deseo de vida  dentro de nosotros,  incluso más fuerte que el miedo a la muerte ,  que nos dice que no es posible que todo queda en nada.   La verdadera respuesta a esta sed de la vida es la esperanza de la resurrección futura.    La victoria de Cristo sobre la muerte  , no sólo nos da la certeza serena que no vamos a morir para siempre, sino que también ilumina el misterio de la muerte personal y ayuda a afrontar con esperanza.


   Para poder  aceptar el último momento de la vida con confianza y abandono total en las manos del Padre , tenemos que prepararnos.  Y la vigilancia cristiana es la perseverancia en la caridad . Así que la mejor manera de deshacerse de una buena muerte es  un ojo vigilante sobre las heridas corporales y espirituales de Cristo en los más débiles  y necesitados, con el que se identificó,  para mantener viva y ardiente deseo de ver una cara día para hacer frente a las heridas de transfigurados nuestro Señor Resucitado.
   Latin Brothers. No hay que olvidar que la solidaridad fraterna en el dolor y la esperanza es premisa y condición para entrar en el reino de los cielos. "


    Queridos enfermos,  ofrecen su sufrimiento para todo el mundo a reconocer la Navidad en el encuentro de Cristo con la naturaleza humana frágil ; y vosotros los recién casados  ​​viva su matrimonio como un reflejo del amor de Dios en su historia personal. "  El amor  nupcial o  el matrimonio entre el hombre y la mujer como  el "gran misterio" , es decir,  la realidad humana que presentan en el mundo el amor de Cristo y de la Iglesia.


SANTOS para el mundo actual. 18 de noviembre 2014 Papa Francisco.
El objetivo claro y bien definido manera: Hacer REGALO fruición recibido en comunión bautismo con Dios y el servicio a los demás.

Todos los cristianos, como bautizados, tienen la misma dignidad ante Dios y están unidos por la misma misión que es la santidad.
  La santidad es un don, es el regalo que nos hace el Señor Jesús, cuando lo tomamos y nos es de sí mismo, nos hace semejantes a Él.
  La santidad no es una prerrogativa de unos pocos: la santidad es un don que se ofrece a todos, sin excluir, que es el carácter distintivo de cada cristiano.
  Sí, la santidad es realmente el más bello rostro de la Iglesia, la cara más hermosa: se descubre de nuevo en la comunión con Dios, en la plenitud de la vida y el amor.
¿Está dedicado, consagrada? Estar viviendo santa alegría su donación y su ministerio. Estás casado? Sed santos de amor y cariño por su esposo o esposa como Cristo ha hecho con su Iglesia.
  ¿Es usted un padre o un abuelo? Sé santa pasión de enseñar a los hijos y nietos de conocer y seguir a Jesús.

Eso sí: todos los estados de la vida conduce a la santidad, siempre. En casa, en la calle, en el trabajo, en la iglesia, en ese momento, en el estado de vida que ha abierto el camino a la santidad. No os desaniméis a seguir así, es precisamente Dios quien da la gracia. Y todo el Señor pide es que estamos en comunión con él, y para servir a los hermanos.




PAPA FRANCISCO
AU cia GENERAL
Plaza de San Pedro
Miércoles 04 de diciembre 2013
"Nos levantaremos para estar con el Señor, y la resurrección comienza aquí, como discípulos, si estamos con el Señor , si caminamos con el Señor "

Queridos hermanos y hermanas:
Hoy volvemos a la declaración:  "Creo en la resurrección de la carne" . Esto no es fácil de entender estar inmerso en este mundo, pero que aclara el Evangelio:  El que Jesús ha resucitado es la prueba de que la resurrección de los muertos allí. 
Y la fe en Dios, creador y liberador del hombre entero  - el alma y el cuerpo , abre el camino a la esperanza de la resurrección de la carne.  Esta esperanza se cumplió en la persona de Jesús, que es "la resurrección y la vida" ( Jn  11:25); que nos ha llevado con él a su regreso al Padre en el glorioso Reino. 
La omnipotencia y la fidelidad de Dios no se detienen en las puertas de la muerte.  Cristo está siempre con nosotros, viene todos los días y llegan al final.  Luego se levantará  nuestros cuerpos también  en la gloria, no va a volver al inframundo.

Vivimos esta fe, seremos menos presos de lo efímero, del pasajero.  Esta transfiguración de nuestro cuerpo se prepara en esta vida por el encuentro con Cristo resucitado, sobre todo en la Eucaristía, en la que nos alimentamos de su cuerpo y su Sangre. 
En cierto modo, y ahora nos elevan, participamos en el bautismo de la nueva vida, el misterio de Cristo crucificado y resucitado.  Tenemos una semilla de resurrección, un vislumbre de la eternidad,  que siempre hace que toda la vida humana digna de respeto y amor.


! ¡Qué hermoso identidad somos hijos de Dios!.  Nuestra vida una ofrenda a Dios reconocemos, el amor y buscamos.


Las 6 mejores frases de Francisco en Sri Lanka

2015-01-15

FRANCISCO 
"No es tarea fácil superar el amargo legado de injusticias, hostilidad y desconfianza que dejó el conflicto. Esto sólo se puede conseguir venciendo el mal con el bien”.

Para llegar a la reconciliación, el Papa destacó que es necesario dar voz a todos los miembros de la sociedad.

FRANCISCO
"Siempre que las personas se escuchan unos a otros con humildad y franqueza, sus valores y aspiraciones comunes se hacen más evidentes. La diversidad ya no se ve como una amenaza, sino como una fuente de enriquecimiento”.

En Sri Lanka el 70 por ciento de la población es budista. Sólo el 7 por ciento son cristianos. Por eso, Francisco insistió en que las religiones deben colaborar para construir la paz. Explicó que para ello, nadie tiene que renunciar a su identidad étnica y religiosa.

FRANCISCO
"Espero que la cooperación interreligiosa y ecuménica demuestre que los hombres y las mujeres no tienen que renunciar a su identidad, ya sea étnica o religiosa, para vivir en armonía con sus hermanos y hermanas” "Si somos honestos en la presentación de nuestras convicciones, seremos capaces de ver con más claridad lo que tenemos en común”. 

Destacó en varias ocasiones durante el viaje que la religión nunca debe usarse como pretexto para cometer actos violentos.

FRANCISCO
"Por el bien de la paz, nunca se debe permitir que las creencias religiosas sean utilizadas para justificar la violencia y la guerra”.

Otro momento crucial de la visita fue la canonización de José Vaz. El primer santo de Sri Lanka vivió en un momento de persecución contra los cristianos. Por eso, el Papa insistió en la importancia de la libertad religiosa.

FRANCISCO
"La libertad religiosa es un derecho humano fundamental”.

En el santuario católico más importante de Sri Lanka, pidió que se superen las diferencias para restituir la convivencia en la isla. Recordó que Madhu fue un refugio para muchas personas de todos los credos durante la guerra civil y habló de arrepentimiento y perdón.

FRANCISCO
"Sólo cuando lleguemos a entender, a la luz de la Cruz, el mal que somos capaces de hacer, y del que incluso formamos parte, podremos experimentar el auténtico remordimiento y el verdadero arrepentimiento”.


Las 6 mejores frases de Francisco en Sri Lanka y Filipinas.


1. “Espero que la cooperación interreligiosa y ecuménica demuestre que los hombres y las mujeres no tienen que renunciar a su identidad, ya sea étnica o religiosa, para vivir en armonía con sus hermanos y hermanas”. (Encuentro interreligioso y ecuménico, Colombo, 13 de enero de 2015)
2. “La libertad religiosa es un derecho humano fundamental”. (Santa Misa y Canonización del beato José Vaz, Colombo, 14 de enero de 2015).
3. “Jesús es el único con poder para curar heridas abiertas y devolver la paz”. (Oración mariana en el Santuario de Nuestra Señora del Rosario, 14 de enero de 2015).
4. “No se puede provocar, no se puede insultar la fe de los demás, no se pude ridiculizar la fe”. (Encuentro del Santo Padre con los periodistas durante el vuelo hacia Manila, 15 de enero de 2015)
5. “La reforma de las estructuras sociales que perpetúan la pobreza y la exclusión de los pobres requiere en primer lugar la conversión de la mente y el corazón”. (Encuentro con las Autoridades y el Cuerpo Diplomático, Manila, 16 de enero de 2015).
6. “Los pobres son el corazón del Evangelio”. (Santa Misa con los Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, Manila, 16 de enero de 2015).
7. “Rechacen la colonización ideológica que destruye a la familia”. (Encuentro con las familias, Manila, 16 de enero de 2015).
8. “Tenemos un Señor que es capaz de llorar con nosotros, que es capaz de acompañarnos en los momentos más difíciles de la vida. (Homilía del Santo Padre, Tacloban, 17 de enero de 2015)
9. “Al mundo de hoy le falta llorar” (Encuentro con los jóvenes, Manila, 18 de enero de 2015)

10. “Tenemos que ver a cada niño como un regalo que acoger, querer y proteger”. (Homilía del Santo Padre, Manila, 18 de enero de 2015)

 “tenemos mucho que recibir de los pobres a los que nos acercamos y ayudamos. Luchando con sus dificultades, a menudo dan testimonio de lo esencial, de los valores familiares; son capaces de compartir con aquellos que son más pobres que ellos y lo saben disfrutar”





_  _  .  .  .  _  _           
  F                      R